dilluns, 15 de desembre de 2014

13 de diciembre: Rogaining Gran Canaria




Fuera de temporada se me presentó una ocasión muy especial de visitar la isla de Gran Canaria con motivo del Campeonato de España de Rogaine 2014. En un principio caí en el error de pensar que la zona no sería montañosa, pero se nos presentó una zona boscosa llena de pino canario y de formaciones rocosas inéditas que le daban al mapa un aspecto muy interesante y técnico.

Para la ocasión hicimos equipo Mario y Tarí, dos élites del Club con los que estaba claro lo que iba a pasar, iba a sufrir con el ritmo que impusieran y me lo iba a pasar de narices. También nos acompañó el equipo femenino de Ester, Lidia y Ana dispuesto a asaltar el Campeonato de España.

Después de una noche gélida donde más de uno no pudo dormir en el "suelo duro" que facilitó la organización, estábamos dispuestos a todo. Por supuesto el mapa era gigante, con inicio cerca del Pico de las Nieves, la cota más alta de la isla a 1949 metros.

Estos mapas siempre me han despistado bastante, y me cuesta un buen rato trazar una estrategia. La parte sureste parece la mejor para empezar (por allí empezarían los ganadores), pero decidimos irnos a la parte más salvaje y bonita, la oeste, llena de cortados imposibles y desniveles de vértigo.

Empezamos a un ritmo bastante alto, confiados después de picar rápido la baliza en la cota más alta, y en la segunda perdimos muchísimo tiempo sin capacidad de adaptarse a la escala de 1:25000 hasta mucho más tarde. Después de la desastrosa 70, empezamos a coger ritmo. Después de la 97 tocamos carretera y yo ya no conseguía seguir el ritmo de mis compañeros por lo que casi dejé de orientar para confiar totalmente en mis compañeros. Aun así, como, aguanto, recogemos algunos frutos secos del campo y empezamos a cerrar el círculo de nuestro recorrido. De camino a la 96 comienza a llover, baja la temperatura y se me empañan las gafas cosa de dificulta y mucho mi avance.

Por fin, llegamos al Roque Nublo, sin poder disfrutar del paisaje, pues las nubes lo envuelven todo. Sorprende la gran cantidad de senderistas que había por los alrededores dado el tiempo poco propicio. ¡Muy bien por los grancanarios!

La presión por el poco tiempo que nos quedaba nos empieza a desanimar y nos dejamos balizas aparentemente fáciles (la lluvia convirtió el terreno en muy peligroso). In extremis, cogimos la 60 en un ascenso durísimo a meta, llegando pocos minutos tarde.

Finalmente, 14º de 20, un resultado bastante discreto pero con la certeza de que habíamos disfrutado de la parte más bonita y espectacular de la montaña grancanaria. ¡¡Volveremos a esta hermosa tierra!!

diumenge, 30 de novembre de 2014

27-28 de noviembre: I Raid Sierra Suroeste (Salvaleón - Badajoz)




Otra liga que se acaba, la LERA, que ha sido esta temporada que acaba uno de mis principales objetivos, una liga en la que he aprendido mucho: a organizar mi material, a orientar durante horas (en Pontevedra hice el 95% del raid y en Montanejos gran parte también), a comprobar que el entrenamiento funciona, a gestionar la noche, los bajones mentales... Hay raids en los que hemos rozado pódium y otros en los que hemos quedado muy lejos. Las pruebas donde predomina la bici y la orientación sencilla son nuestra perdición; mientras pruebas con mucho trekking y mapas específicos nos benefician. ¡¡Ahora toca reflexionar y trabajar nuestros puntos débiles!!

Volvemos a Salvaleón un año después dispuestos a recorrer las dehesas extremeñas, llenas de barro y agua para la ocasión fruto de las lluvias pasadas.
Nos esperaba un raid rápido con pocas opciones de recorrido pero con balizas bien escondidas, no parecía ser un raid adecuado para mi equipo pero fuimos a por todas.

1ª Sección: orientación urbana

Sergio y Lidia empezaron con la urbana, otra vez una ortofoto en blanco y negro. Un pequeño error les hizo perder unos segundos, pero aun así fueron bien mientras yo calentaba bailando con el ambientazo de la salida.

2ª Sección: bicicleta


Sergio y yo nos lanzamos a por la bicicleta de montaña, en la sección más larga del raid. Enmedio de la niebla empezamos a remontar pistas de tierra hasta la baliza 5 sin problemas. El recorrido fluía rápido pero en las inmediaciones de la 6 perdí media hora, primero por pasarnos la vaguada clave, y segundo por salir de la baliza por donde no era en zona prohibida, teniendo que volver sobre mi camino en busca de la pista correcta.

Una vez cruzada la carretera y manteniendo ritmo llegamos a la sin problemas. Las balizas eran sencillas pero en la zona estaban bien escondidas. Las dehesas y los ríos a rebosar dominaban el paisaje y el tramo hacia la 8 fue uno de los más bonitos que recuerdo en un raid LERA. Después de un vadeo con la bici en alto seguimos en descenso sin problemas hasta la 9 y posterior transición en Brovales. Habíamos ido muy lentos y estábamos totalmente descolgados del pelotón...

3ª sección: kayak

Incomodísima sección la que hicimos Lidia y yo en el Embalse de Brovales, ya que era imposible mantener la embarcación recta, no sé si por mi deficiente manejo del remo, las corrientes o un kayak defectuoso. Aun así, tardamos una hora solo.

4ª Sección: trekking

Sergio y Lidia marchaban al trekking y mientras yo me dedicaba a descansar, estirar, comer, equipar la bici con luces y preparar algo para mis compañeros. Lo peor, tener que ver cómo pasa el tiempo a la espera de ver la vuelta de Sergio y Lidia.

5ª Sección: bicicleta

No empezamos bien la sección ya que intentamos acortar rodeando el embalse, pero el terreno estaba impracticable y dedicimos cambiar e ir por una carretera que ya habíamos cogido por la mañana. Reaccionamos rápido a la adversidad y eso es un punto a nuestro favor, ¡parece que vamos aprendiendo!

La noche caía, y pasadas las vías del tren tomé como referencia una agrupación de casas, pero nos despistamos y nos salimos de la pista, aun así volví a reaccionar en seguida y en seguida estábamos al acecho de la 21, otra vez con vadeo incluido de río.

Comenzamos a remontar un espolón temiendo pasarnos la 22 que estaba dentro de la vaguada. Tomé una pequeña curva como referencia (Sergio decía, de broma, que cogiera la "a" del mapa) que nos ayudó a encontrarla en seguida. La orientación nocturna no se nos estaba dando mal e íbamos a gusto.

Una pequeña duda con los cruces y una rotura de cadena antes de la 23 (estábamos de barro hasta arriba y la bici sufría mucho) nos retrasó ligeramente y decidimos seguir por la pista hasta el Valle de Santa Ana por si aun estaba el tiro con arco, luego comprobamos que la prueba había cerrado mucho antes. Por asfalto fuimos hasta el Valle de Matamoros, la transición que sería nuestro final de día ya que no nos daba tiempo a hacer las secciones que quedaban. Como el año pasado, no fuimos capaces de terminar en Salvaleón.

8ª Sección: orientación urbana


El domingo empezó de nuevo con una urbana. Me propuse hacer todas las secciones ya que me encontraba bastante fresco.

Lidia orientó sin problemas a un gran ritmo y en seguida estábamos rotulando la ruta de bici que nos esperaba.

8ª Sección bicicleta

Salimos como el año anterior hacia el norte de Salvaleón. Debería de haber salido con el segundo mapa y haber memorizado el pequeño tramo del primer mapa para evitar cambios innecesarios.

Fuimos casi en pelotón, encontrándonos la 5 y a la bajada a nuestros élite, que habían pinchado pero sin perder los ánimos. Giramos por una pista que se iba empinando hasta un tramo más técnico. La 6 estaba en una valla y a pistear de nuevo, me encontraba bien e íbamos bastante rápidos y seguros.

Me pasé por unos metros el giro a la 7, pero volvía a reaccionar rápido. Después nos dirigimos hacia Barcarrota, donde a su salida me equivoqué de pleno y fui a la 9 en vez de a la 8, encontrándome con el pelotón de frente, ¡¡vaya despiste!! Después de un tramo de ida y vuelta atacamos la 10 en un collado.

Después de esto todo parecía fácil pero aun me equivoqué una vez más...el exceso de confianza hizo que me equivocara de cruce y acabáramos en la carretera. Me costó un poco caer en la cuenta pero corregí y llegamos bien a la transición. Una pena de errores tontos, porque de otra manera el trekking lo podríamos haber completado.

9ª Sección: trekking

Después de que Ester me embuchara un plátano, encaramos el trekking final, que lo empezamos con muchas ganas y la 12 cayó sin problemas y a buen ritmo. A la 13 nos costó llegar un poco al quedarme enganchado en una valla, y por el exceso de confianza que nos hizo perder de vista la baliza por unos segundos. Estábamos disfrutando pero tuvimos que dejarnos las dos balizas restantes por falta de tiempo.

Un vertiginoso descenso en bici a Salvaleón remató la jugada y llegamos a meta a tiempo. No ha sido nuestro mejor raid, pero hemos sabido gestionar los contratiempos bastante rápido y la orientación nocturna se me dio bastante bien por primera vez. Seguimos dando pasitos hacia delante, ¡¡¡la LERA 2015 nos espera!!!

dilluns, 24 de novembre de 2014

23 de noviembre: V Bike Orientación Yéchar (Murcia)



Vuelta al lugar donde empecé a hacer OBM pero con un salto cualitativo en la calidad de los mapas. Si bien hasta hace poco los mapas topográficos del IGN eran los que predominaban en el Circuito del Sureste, poco a poco nos vamos tecnificando y para esta edición nos hemos encontrado un mapa específico de altísima calidad, solo con el pequeño detalle que los colores eran de O-Pie y no de OBM (lo mismo me pasó a mí cuando hice el mapa de Ontinyent, corregido gracias a Alejandro).

El recorrido, una auténtica delicia y con varias balizas que se podían hacer a la ida o a la vuelta; y con zona de huerta y montaña, ¿qué más se puede pedir?

Otra vez hice el mismo error que en Albudeite, el triángulo no estaba puesto donde tocaba y me fui hacia la carretera hasta que conseguí reorientarme. Una vez dentro del mapa, tocaba darle pedales... 41, 40, 50 y 39 cayeron rápidamente y decidí hacer la 58 en ida y vuelta. Seguí bastante fluido hacia la 55 y la 32, hasta que llegó la 45 y me despisté ya que la entrada a la rambla no la vi clara. Resuelta la crisis me salté la 36 (iba demasiado lento) y piqué fácil 38, 42 y 53.

A partir de aquí fui muy lento, rodeando para llegar a la 34 y sufriendo cuando se empezó a complicar la cosa en la zona montañosa del norte del mapa. Me salté la 46  y fui directo a por la 43 y 54. El tiempo se me tiraba encima y ya solo me dio tiempo a bajar rápido y hacer la 56, 49 y 200.

Definitivamente la rapidez no es lo mío y aunque no orienté mal, volví a quedarme en la parte baja de la clasificación. Después de todo, estas pruebas no son un objetivo principal, pero sí son algo esencial en mi preparación para los raids ya que tocar mapa en competición me da fluidez y seguridad para los raids de aventura.

Acaba el Circuito del Sureste y ya estoy ansioso de ver qué pruebas hay en 2015, se está trabajando muy bien la OBM en esta zona y seguro que saldrán de aquí mapas y recorridos tan espectaculares como éste.

dilluns, 17 de novembre de 2014

16 de novembre: Lliga Autonòmica O-Peu (Alacant)


Ja feia temps que no participava en esta lliga, però a esta cita no podia faltar, era en ma casa!!! L'espectacular entorn del Benacantil, Santa Creu i Sant Roc ens esperàvem. Una pena no haver pogut entrar al Castell, però una petició abusiva de diners per par de l'Ajuntament (ens extranya?) va limitar un poc la carrera.

La carrera començava potent des de la porta de L'Ereta, amb una baixada laberíntica fins a la plaça de Sant Agustí a la 1, espectacular els bots que vaig pegar pel carrer Sant Rafel. D'ahí vaig enfilar l'Ermita de Santa Creu, amb una balissa trampa ja que l'accés a ella no estava per dins, si no que s'havia de baixar més encara.

La 3 estava pel laberint de Santa Creu i tornàvem a entrar a L'Ereta, on vaig perdre bastants segons al despistar-me (una errada de concentració total). Fins a la 7 els recorreguts van ser fácils i ràpids fins a un camí marcat per atacar la 8.

A la 8 es va donar una autèntica desfeta, la descripció de controls estava mal i vaig perdre molts minuts valuosos. D'ací ja sols quedava un recorregut per les faldes del Benacantil on vaig orientar de manera més que fina (doble mèrit després de l'errada greu de la 8).

Una carrera prou bona per la meua part malgrat l'errada de l'organització que va provocar que s'anulara la carrera i no comptara per a la lliga. Una pena que passen estes coses amb la faena que costa organitzar un event d'orientació... ¡¡A la següent millor!!

dilluns, 27 d’octubre de 2014

25-26 de octubre: IX Mularaid

Por fin después de luchar contra viento y marea, los compañeros del Club Montañero Mula volvieron a organizar el Mularaid en su novena edición, trasladando el campo de juego esta vez a la Bahía de Mazarrón, una zona de la Región de Murcia desconocida para mi y que sorprendió por sus paisajes espectaculares.

Como siempre, la organización nos volvió locos con multitud de balizas opcionales, pruebas especiales, horas de apertura, cierre... uno de esos raids que nos hacen pensar mucho en la táctica y en no despistarse en ningún momento. Honestamente, si mejoraran algunos aspectos de la organización, tendríamos ante nosotros un raid merecedor de Liga Española.


 1ª sección: mañana del 25 de octubre


Mi estreno en Mularaid en categoría Élite vendría de la mano de José, el hombre espectáculo, que sufrió lo que no está escrito en este raid, ya que no llegaba en su mejor momento de forma.

Empezamos con la bici, un enorme mapa 1:30000 nos mostraba una maraña de balizas, con cuatro obligatorias en los puntos más lejanos del mapa. Escogimos la opción de empezar por el interior ya que pensé que la orientación sería más compleja por ahí y me pillaría más fresco mentalmente cosa que fue un error ya que la mayor parte de los puntos estaban por las pruebas especiales de la costa.

Empezamos trepando a la 41 para ir a buscar la obligatoria 5, cogiendo de camino otra baliza. De allí buscamos la prueba especial 37, una cueva que aun no estaba abierta (siempre clavo la gamba con las horas en este raid). Íbamos bien y aquí hice otro error de planificación pues desde la 3 no había conexión directa con el recorrido general, una ida y vuelta que bien podríamos haber dedicado a otra zona del mapa.

En la zona de los Madriles fuimos a buscar tres balizas que estaban alrededor de la pista, con una UTM que se me resistió un poco pero sin problemas con las demás. El tiempo se nos tiraba encima y no llegamos a tiempo a la prueba especial de la mina por lo que fuimos a buscar las obligatorias del extremo sureste del mapa.

La UTM 20 la picamos sin complicaciones y la 24 la cogimos en ascenso (de vuelta nos hubiera venido mejor). A partir de aquí nos adentramos en Cabo Tiñoso, un recodo hermoso donde los haya donde parecía que nos íbamos adentrando en el mar desde nuestras bicis. Picadas las obligatorias, comenzamos a remontar el Cabo lentamente pues José no acababa de coger ritmo. Arriba en el complejo militar picamos unas cuantas balizas bastante originales, la 18 encima de un cañón y la 29 escondida en los túneles del complejo. 

Nos quedaba una obligatoria en la Punta de la Azohía, por lo que bajamos rápidamente, de nuevo con otro grave error, ya que nos pasamos el avituallamiento y no pude detener a José cuando aclaré dónde estaba. Sin agua, seguimos bajando hasta parar en una casa a pedir agua. El descenso hasta la costa fue rapidísimo, pero a la 36 había que volver a subir a una torre.

De aquí fuimos directos a la transición, la acumulación de errores y el ritmo lento que habíamos llevado hizo que nos dejáramos una grandísima cantidad de puntos. A respostar y a por la sección de la tarde.




 2ª sección: tarde del 25 de octubre


Después de avituallarnos con toda la calma del mundo, nos desplazamos en bici hasta las calas de Bolnuevo. Al rato de picar la 42, José me pedía parar, no se encontraba nada bien, y llegamos a la prueba de kayak muy lentamente donde gracias a Lidia pudo recuperar al darle unos geles. Una vez más, hay que destacar la importancia de la alimentación en un raid.

En la baliza del kayak, escondida en una fantástica cueva costera, dimos espectáculo del bueno, haciendo todo el tramo de ida con el kayak al revés. De aquí pasamos al ansiado trekking...estaba harto de tanta bici. Íbamos justos de tiempo y nos dedicamos a hacer las balizas de la costa y el tiro con arco, donde cada vez lo hacemos peor... ¿qué esperamos si esta prueba no la entrenamos?

Hicimos 62, 68 y 55 sin ningún problema disfrutando de los acantilados salvajes de la zona. Para volver ya a coger la 63 y vuelta a la transición...nos dejábamos una obligatoria por falta de tiempo. Durante la rápida vuelta en bici picamos la 60, un agujero en una hermosa roca marina y vuelta a la transición con algún despiste ya que la conexión no era tan evidente como yo creía.

Para finalizar el día, nos quedaba una sección rápida de patines donde me encontré muy cómodo mientras esperaba a José que solo tiraba de brazos con los bastones, ¡vaya bestiajo! Llegamos a tiempo y a esperar la etapa del domingo...

3ª sección: domingo 26

Interesante sección entre Puerto de Mazarrón y Mazarrón, empezando por una prueba de bicicross. Salimos rápido a probar la prueba especial 13, pero a tiempo conseguí darme cuenta de que aun no estaba abierta y que había que dejarla para el final. La obligatoria 26 nos hizo perder bastante tiempo, ya que la baliza había desaparecido y de allí volvimos a la Rambla de las Moreras para aproximarnos a Mazarrón, donde nos esperaba un trekking semiurbano.

Empezamos el trekking bastante bien subiendo a una torre de una mina en la 14, la 33 y después la 45 para la cual di un pequeño rodeo inncesario. Íbamos apuradísimos y nos fuimos a buscar las balizas urbanas, con tan mala pata que hice un error de paralelo y acabé en la 12...más lejos y encima no era la obligatoria, una metida de pata de campeonato. El premio, no poder hacer la otra obligatoria ni el rápel, me había lucido con la parte urbana del mapa...

La vuelta en bici fue muy rápida a tiempo de hacer la prueba especial 13 y la 60.

En resumen...un raid que se nos quedó demasiado grande, yendo muy lentos, con errores tácticos (que sieeeempre hago en este raid), y aunque generalmente orienté bien, los errores de la parte urbana fueron imperdonables.

Por encima de todo esto me quedo con el gran trabajo hecho por el Club Montañero Mula en cuanto a mapas y recorridos. Limando detalles estoy seguro que este raid sería uno de los mejores de España.

dimecres, 1 d’octubre de 2014

27-28 de septiembre: Raid Sierra Espadán (Alfondeguilla - Vall d'Uixò-Sagunto)


III Raid Sierra Espadán from Verd 3 on Vimeo.

 Dos semanas después del Pontevedraid, nos embarcamos en otra prueba de la LERA, esta vez mucho más cerca de casa. Si el año pasado disfrutamos la zona de Montanejos, esta edición nos tocaba el extremo de Vall d'Uixò, una ubicación que nos sorprendió por sus desconocidos rincones.



1ª sección: score urbano

Mis compañeros de equipo José y Ester lanzaron al equipo en un mapa con muchas balizas alrededor del pueblo de Alfondeguilla, que estiró el pelotón de raiders.

2ª sección: trekking, tirolina

Acto seguido, empezábamos Ester y yo el trekking duro, no exento de polémica ya que la mayoría de equipos entendimos que el recorrido lineal se empezaba por la baliza 31, y no se también se podía realizar al revés (al parecer más ventajoso).

La orientación fue muy sencilla y sin problemas, el mapa, para nuestro alivio, no era del IGN, sino un específico con poco detalle pero suficiente. Al parecer de la 47 a la tirolina hicimos desnivel de más al no elegir bien el recorrido.

El bosque típico mediterráneo nos rodeaba en toda su magnitud, y verlo desde lo alto de la tirolina fue impagable. De aquí bajamos a Eslida, de donde pudimos salir sin problemas, bastante meritorio porque salir de las poblaciones siempre es complejo.

Comenzaba el ascenso hasta el Coll Roig, pasando por delante de las numerosas fuentes de la zona. Desde el collado, bajada por el Barranc d'Eslida y vuelta a Alfondeguilla sin problemas...¡5 horitas de nada!


3ª sección: trekking, tiro con arco y escalada

José entró por Ester, y nos fuimos directos al tiro con arco, donde no conseguimos la prueba y nos tocó penalizar subiendo a un cortafuegos que se hizo durísimo. De vuelta al recorrido, perdimos la senda de bajada al búlder, y con ello media hora muy tonta yendo bosque a través. José se encargó del búlder a veces incluso sin apoyar las piernas, prueba superada y vuelta, ¡¡empezaba la bici!!

4ª sección: BTT, espeleología y rápel

Comienzo bastante sencillo hasta la cueva, donde me di cuenta que con las prisas no había cogido nada de comida, un fallo garrafal que pagué durante el resto del día.

Al llegar a la Cueva de Cabanelles, José empezó a preocuparse por recortar la sección a toda costa. Con tiempo de sobra, nos metimos en la cueva, donde pudimos disfrutar de un entorno diferente, lleno de recodos espectaculares.

Seguimos con las bicis y José me anima probar "un atajo", que nos hace perder unos cuantos minutos más y llegar desorientado a la carretera, con la fortuna que detecté rápido la pista de subida. Vale la pena hacer algún metro de más si el terreno es más ciclable.

La falta de alimentación se empezaba a notar y la subida se me hizo durísima hasta la zona de la prueba de rápel. Con todo equipados para rapelar, José me convence en no hacer el rápel para ahorrar tiempo (aunque perdimos muchísimo tiempo equipándonos). El resto de sección lo califico como "bicisenderismo", ya que las sendas eran muy técnicas, por lo que seguimos recortando la sección hasta llegar a Vall d'Uixò.

5ª sección: espeleokáyak

Ester y José se metieron en las Grutas de San José a disfrutar del río subterráneo más largo de Europa, un auténtico tesoro del País Valenciano. Yo mientras me dediqué a comer todo lo que pude para reponer fuerzas para la última sección del sábado.

6ª sección: BTT

Durísima sección por un mapa sin posibilidad de recorte y poca o ninguna conexión con el pueblo. La jugada del rápel nos había salido bien y teníamos tiempo de sobra para completar la sección.

Aun así, el tramo de la 77 a la 81 fue un desastre, José lo tenía claro, y yo no conseguía mantener la concentración, con lo que nos perdimos más de una hora... Al final conseguí reorientarme y picar dos balizas seguidas. El trayecto de vuelta fue infernal, no estaba dentro del mapa para nada y yo no paraba de pelearme con los pedales mixtos que tenía la bici que me dejó Quique. Me hundí a nivel psicológico, aun así seguimos avanzando. El drama continuaba y José pinchó. Nos cruzamos mágicamente con Porto, que nos ayudó con la bici, y picamos 100 y meta con pocos minutos de sobra.

Aquí hay que reflexionar sobre la importancia de llevar un buen entrenamiento psicológico: tantas horas en marcha, diferencias con el compañero, la noche, pinchazos, no me aclaraba con la bici, problemas personales en las últimas semanas... Todo se me cayó encima, una auténtica prueba de fuego que conseguí superar a duras penas. Si hubiera ido más entero mentalmente, seguro hubiéramos sumado puntos para habernos acercado al pódium.

7ª sección: Patines



Al día siguiente, empezamos el día en Sagunto con la prueba de patines en la que disfruté como un enano con Ester y los Malvariches que también iban rodando con nosotros.

La sección era llana y con muchas curvas, por lo que conseguí llevar un ritmo muy decente y con la alegría de saber que voy progresando poco a poco en esta disciplina.

8ª sección: BTT


 Sección rapidísima por dentro del Río Palancia. El ritmo era infernal ya que el terreno era muy rodador y la orientación sencilla hasta la playa. Nos dejamos una baliza para la vuelta, y otra vez a rodar a muerte, aunque dosificando porque a José le quedaba la orientación urbana.

9ª sección: orientación urbana

José y Ester se lanzaron a por la última sección, visitando el Castillo de Sagunto, el cual dio mucho juego a los raiders.

Así, nos quedamos empatados en el quinto lugar a solo 6 puntos del pódium, además de 3º Autonómicos en un pódium copado de raidermaníacos.

La experiencia, como siempre, dura pero muy positiva: dos raids de LERA en tres semanas, haciendo casi todas las secciones es para estar contento. El bajón psicológico del sábado se supera con más experiencia y entrenando más en condiciones específicas, ¡¡así que vamos a ello!!

dilluns, 15 de setembre de 2014

13-14 de septiembre: Pontevedraid


 



De nuevo nos embarcamos en una competición que es nuestra pasión, que engloba los deportes de montaña dentro de una competición de orientación de ultrarresistencia. Nuestras armas, nuestra capacidad de orientación, el trabajo en equipo y sobre todo nuestros músculos y corazones a prueba de bombas.

Después del parón veraniego de competiciones, septiembre empezó fuerte con un raid de aventura LERA organizado por el Club Montañeiros de Pontevedra, entidad que organizó el evento de una manera extremadamente profesional, cosa que agradecemos los raiders.

Mi equipo se encuadraba en categoría aventura: Lidia, el cerebro del equipo; Sergio, un raider polivalente que incluso ha probado la categoría élite con buenas experiencias; y un servidor, que venía en un gran estado de forma pero algo descentrado.

1ª sección: natación

Sergio y yo somos los encargados de lanzar al equipo en el Embalse de Portillón Do Castro, sede del club piragüista local. Después de darle muchas vueltas al mapa que teníamos que memorizar, decidimos hacer las dos primeras balizas nadando y las dos siguientes a pie, con tan mala pata que nos despistamos y acabamos nadando de más. Aun así, la sección era corta y la pérdida de tiempo poco significativa.

2ª sección: BTT /// O-BM

Dos enormes mapas topográficos para hacer en bicicleta era nuestro próximo objetivo. Entre los nervios y los nuevos mapas IGN llenos de sombras, yo no conseguía ver nada y Lidia acabó marcándonos nuestra ruta a seguir, con la idea de llegar a la 40 y poder hacer el mapa de OBM.

Yo no conseguía entrar en el mapa y nuestro ritmo era muy lento. La 45 necesitó algún rodeo pero poco a poco fuimos cogiendo ritmo. El paso por la 42 también se resistió pero el punto de referencia clave del cementerio me reorientó bastante bien. De allí a la 38 la referencia clave fue la vía del tren. Un nuevo despiste después del túnel nos llevó a la carretera nacional, gran error que nos hacía acumular más tiempo de retraso hasta la hermosa iglesia de Alba. Seguimos progresando con otro par de balizas picadas y en nuestro intento de alcanzar la 40, nos subimos un puerto de la Vuelta a España. Ya era tarde y no había tiempo de disfrutar del mapa de OBM.

Nuestra bajada fue muy rápida con algún pequeño despiste y muchas dudas (a pesar de ir bien encaminados), hasta llegar a las inmediaciones de Combarro donde conseguimos picar la baliza obligatoria a falta de segundos... ¡¡vaya sección más espesa que he hecho!!

3ª sección: kayak

La siguiente sección nos llevaría en kayak de Combarro (Poio) a Aguete(Marín) pasando por la isla de Tambo, dentro de la Ría de Pontevedra. Fue una travesía espectacular, el buen clima y la temperatura del agua acompañó y Lidia y yo disfrutamos de un recorrido espectacular, rodeando la isla de Tambo, con porteo de kayak incluido.

El viento en contra y la corriente nos dificultó el recorrido, debiendo de afinar mucho el rumbo para no ir dando botes que nos frenaran y para que Lidia pudiera remar ya que a veces ni llegaba a tocar agua.
Con el tiempo justo, conseguimos acabar la sección en poco menos de 2 horas y encaminarnos a la siguiente “aventurilla”.

4ª sección: BTT

Tarde, pero me empecé a meter en el mapa, aunque la primera baliza se resistió un poco... las calles urbanas no están siempre detallados en estos mapas, y era tan sencillo como ir paralelo a la costa hasta el camino que daba a la baliza, en una hermosa zona de acantilados. Acto seguido comenzó un largo ascenso hasta Pastoriza donde cerca de la 80 encontramos a nuestros élite con problemas, pues Cristian iba con averías graves en la bicicleta. Seguimos la marcha y nos animamos a ir a por la 87 después de una trialera, donde un idílico riachuelo nos esperaba.

Picada también la 84 , nos encaminamos a la transición, no sin antes equivocarme de pista y dar otro rodeo hasta la T4, definitivamente no estaba orientando bien.

5ª sección: O-Pie individual

La llegada a Ermelo dio paso al recorrido individual, 20 balizas a dividir entre los tres en un mapa específico donde el verde podía dejarte empalado al menor despiste, en un bosque frondoso de los que no solemos ver por nuestras tierras.

En busca de la 107 me encontré con Cristian que corría de una manera curiosa gracias a unas inoportunas rozaduras. Las 5 primeras balizas las completé muy rápido y solo la 100 se me resistió al equivocarme dos veces de punto de ataque.

Cuando volví me enteré de que Sergio había tenido problemas y Lidia lo estaba ayudando. Al final hicimos 17 de las 20 balizas.

6ª sección: BTT

Los cortes de sección nos iban muy justos y decidimos no hacer esta sección, dirigiéndonos en coche hasta Donón, sede de la última sección. Durante todo el raid quedamos boquiabiertos de la gran cantidad de pequeños núcleos urbanos que hacen de sus carreteras auténticos laberintos.

7ª sección: O-Pie nocturno y escalada

El entorno de Donón y su ecosistema dunar nos ofreció un mapa específico nada fácil donde Lidia cogió rápidamente la iniciativa, muchas veces a ritmo de campeones, pues pudimos disfrutar por momentos de la compañía de Aure, Costoya y Ángel (espectacular ver Aure y Costoya “discutir” de una manera bastante divertida sobre el mejor trayecto a seguir). Es más, en uno de los tramos conseguimos llegar antes que ellos por una jugada maestra de Lidia, ¡¡vaya nivelaco!! Yo mientras solo podía acompañarla, leer la descripción de controles y ocasionalmente revisar que efectivamente íbamos bien. Físicamente iba bien pero sí que tuve algún pequeño bajón al no estar acostumbrado a la noche ni a llevar tantas horas sin parar. Me falta mucha experiencia en raids.

Finalmente, llegamos de sobra con todas las balizas hechas mientras Sergio nos contaba la gran cena que había disfrutado y su escalada posterior que nos dio unos puntitos extra. Acabábamos contentos el día de aventura y con ganas de reemprender la marcha al día siguiente.




8ª sección: BTT y rápel
La mañana del domingo se nos presentó lluviosa, pero conseguimos quitarnos la pereza de golpe cuando se dió la salida de la etapa del domingo. Planteamos un recorrido conservador que fuimos ampliando al ver que la orientación estaba yendo fluida y el desnivel era predominantemente negativo.

El trayecto por el río Lérez fue la parte más bonita del día con una pista paralela que se nos hizo tan larga que pensábamos que la 165 nos la habíamos pasado hasta que un mágico cable de alta tensión nos confirmó el camino a ella y la subida a la 149 posterior.

Llegábamos a Pontevedra y tocaba hacer antes de entrar un rápel volado como prueba especial, maniobra que me daba cosa hacer pero que la verdad que disfruté bastante, ya se nota que llevo unos cuantos hechos.

Después de una baliza urbana, por fin llegaba la última sección.

9ª sección: O-pie urbano

Para esta sección salieron Lidia y Sergio por primera vez, ya que yo había hecho todas las secciones anteriores, cosa que tengo que agradecer sinceramente a los dos la confianza que depositaron en mi para dejarme estar tanto tiempo en competición.

Las sensaciones finales han sido muy buenas, aunque me he encontrado muy desconcentrado la mayor parte del raid, físicamente me he visto mejor que nunca. En cuanto a mis compis, Lidia muestra unos niveles de orientación y estrategia cada vez más espectaculares y Sergio rayó a buen nivel físico en todas sus secciones con la sensación de que hay que trabajar más las habilidades orientadoras...como todos los que queremos progresar en los raids de aventura. Próxima estación...¡¡Raid Sierra Espadán!!

diumenge, 17 d’agost de 2014

11-15 de agosto: Pedals de Foc, una travesía en bici espectacular


Buscando proyectos para mis vacaciones estivales, me llegó un mensaje de Ester, “nos vamos Mario y yo a hacer la Pedals de Foc, ¿te vienes?”. No me lo pensé mucho, había entrenado para esa carrera a uno de mis deportistas, Emilio, en su modalidad nonstop y ya me eran familiares muchos aspectos de la travesía: Pirineos, puertos largos y espectaculares... ¡me sobran motivos! Cualquier excusa es buena para volver a Pirineos y disfrutar de sus montañas.

1ª etapa: Vielha – Gotarta

Y allí estábamos por fin, a la altura del Refugio de Conangles después del túnel de Vielha, dispuestos a recorrer más de 200 km y 6000 metros positivos en cinco días. Además era mi cumpleaños por lo que me encontraba feliz de celebrarlo de la mejor manera, en buena compañía y en uno de los rincones más bellos de la península ibérica, a lomos de mi bicicleta de carretera.

Y ya estábamos en marcha, en seguida nos dimos cuenta de dónde estábamos al encontrarnos un par de enormes cascadas de obligada pose fotográfica, y también me di cuenta de con quién me había ido de viaje porque en este caso eran cascadas de paridas lo que generábamos, como el “Jesuchrist Bikestar” que creamos para cada vez que “caminábamos” entre las aguas de los riachuelos pirenaicos.

Una vez pasado el Embalse de Senet, los tramos se volvieron de marcado descenso, con zonas técnicas de piedra suelta hasta dar con la Noguera Ribagorçana que nos acompañaría hasta nuestro primer punto de control en Vilaller, certificamos nuestro paso con un sello en nuestro libro de ruta. Después de una pequeña parada, encaramos el primer puerto de la jornada, el Coll de Serreres, una subida por buena pista y una pendiente media que conseguía calentarnos las piernas. Una vez coronado, nos metimos por senda bastante técnica con escalones que nos obligaban a ralentizar la marcha (por lo menos a mi y a mi particular habilidad ciclística, porque Mario volaba sobre las piedras). Aun así, valió la pena, las vistas desde la senda nos quitaron el aliento y nos dieron fuerzas para seguir rodando.

Llegados a Cóll, tocamos carretera y vuelta a subir hasta Iran, todo por asfalto y curvas cerradas, con el premio de un buen plato de pasta en el segundo punto de control. Aquí nos juntamos con otros ciclistas que estaban haciendo la misma travesía y que nos acompañaron en nuestras andanzas hasta el cuarto día. Ya quedaba poco para el fin de la jornada y coronamos el Coll de Sant Salvador, donde el espectacular mirador nos brindó una hermosa imagen del macizo de la Maladeta y su principal pico el Aneto.

Finalmente, tuve mi tarta, ya que nuestro fin de jornada era en Go...tarta. Como la parida lo merecía, me hice una foto comiéndome el cartel del pueblo, ¡¡¡vaya cumple más brutal!!!

Acto seguido se mostraba otra parte de la travesía con la que no contaba, la estancia era un espacioso apartamento y la cena resultó sencillamente exquisita, con buen vino y grandes conversaciones, para acabar buscando estrellas en la noche pirenaica.

2ª etapa: Gotarta - Espui



Segunda jornada ciclística con las energías renovadas y con un día fresco y tapado que hacía más agradable el esfuerzo. Pronto llegamos al tercer punto de control en Castellars para seguir subiendo por una sucesión de puertos, a cada cual más paisajístico. A ritmo tranquilo pero constante pasamos la Collada dels Tossalets y el Coll de Fades, para acabar coronando en el Coll de Sas y sus 1484 m de altura. Tras un agradable descenso, llegamos Les Esglésies, cuatro punto de control donde repusimos fuerzas con unos bocatas a precio de oro mientras seguían bajando las temperaturas y se ponía a llover.

El capítulo siguiente tuvo como protagonista el Coll d'Oli a 1529 m, el puerto más duro de la travesía en cuanto a pendiente media se trataba. Cuando pensabas que una rampa durísima e interminable ya había acabado, a la siguiente curva aparecía otra igual o más dura, hasta ponernos las pulsaciones en números muy interesantes. La bajada hasta Oveix se tornó interminable por su baja ciclabilidad, pero nos dio tiempo a ir esquivando nuestras primeras vacas o a observar la impresionante combatividad de Ester adelantando a quien se le pusiera por delante...

Ya metidos en la Vall Fosca, llamada así por las pocas horas de luz de las que disfrutan en la zona, nos quedaba un ascenso de 200 m por carretera donde Ester dio un buen hachazo que me hizo descolgarme unos cuantos metros hasta que volví a coger ritmo de rodada.

En Espuí acababa nuestra jornada con una buena cerveza y una charla peculiar con el hostalero. Después de la ducha y un infructuoso intento de putearle la siesta a Mario, visitamos la Central Hidroeléctrica de Capdella, toda una obra de ingeniería que revolucionó la vida de los lugareños y de toda la sociedad catalana. Después de una cena más que abundante, tocaba descansar, nos esperaba el Triador.

3ª etapa: Espui – Son del Pi



Se levantaba un día muy nuboso después de haber estado lloviendo toda la noche. Hoy sí que sí, tocaba subir la Collada del Triador a 2114 m de altura, casi 1000 m de desnivel de puerto en 14 kilómetros, unos kilómetros que valieron su peso en oro porque cuanto más ascendías, más respirabas la alta montaña y la sensación de estar subiendo más alto que nunca con una bicicleta se incrementaba por ver que estábamos por encima de las nubes. Fueron más de dos horas de constante ascenso, de miradas atónitas al horizonte, de registro de imágenes no solo en nuestras máquinas sino también en nuestras retinas, unas vistas con las que soñaremos y recordaremos cada día que pensemos en lo hermosos que son los deportes de montaña y lo grande que es la naturaleza por dejarnos disfrutar de sus creaciones.

Una vez coronado el Triador, empezamos el sube baja observando la Vall d'Assua, llena de vacas y de caballos salvajes que observaban impasibles nuestro recorrido, praderas pirenaicas rebosantes de verde y de agua de deshielo y lluvia. Seguimos hasta la Portella, cumbre de la Pedals de Foc con 2265 m, donde alzamos nuestras bicis en homenaje a nuestro esfuerzo como deportistas y a la montaña que se presenta tan bella ante nosotros. Superado la Collada des Mentides, empezaba un vertiginoso descenso hasta Espot por pistas y caminos de la estación de esquí. Después de alguna duda en la elección de camino, llegamos donde pensábamos al principio que era el fin de jornada, en Espot. Finalmente nos quedaba más de una hora de trayecto por lo que nos juntamos todos los compañeros de esta gran aventura a disfrutar de una buena comida antes de proseguir la ruta.


El trayecto hasta Son se inició con un “teletransporte” hasta Perú, al ver una local con un atuendo que nos hizo viajar mentalmente unos cuantos kilómetros más. Las pocas rampas que quedaban se hicieron duras e incómodas al ubicarse al final de la jornada. Finalmente, la localidad de Son del Pi nos acogía para finalizar la tercera jornada.











4ª jornada: Son del Pi – Montgarri




 Me despierto de golpe, ¿son las ganas de reemprender la ruta? También, pero el motivo principal ha sido que Ester ha decidido hacer la croqueta por encima mía y de Mario. No hay nada como despertarse con un rodillo humano que te aplasta...

Con casi todo el desnivel acumulado salvado, nos quedaba un trayecto en ascenso bastante suave siguiendo la Noguera Pallaresa, no antes sin pasar por el impresionante Bosc del Gerdar, toda una explosión de tonalidades verdes y senderos poco transitados hasta llegar al Refugi del Gerdar, el primer sitio pirenaico del que tengo grandes recuerdos.

Otra vez en el asfalto, al ver el poco kilometraje que quedaba, nos lo tomamos con mucha calma remojando nuestros pies en el río y haciéndonos un almuerzo de lujo en Isil.

Otra vez en marcha, nos adentramos en el Parc Natural de l'Alt Pirineu, un entorno muy popular con bastante trasiego de ciclistas y de montañeros dispuestos a disfrutar del extenso río. En una de sus playas hicimos la siguiente parada técnica, para disfrutar de la tranquilidad y el buen tiempo.

Unas rampas más y llegamos al Refugi Amics de Montgarri, una antigua abadía reformada para uso y disfrute de los montañeros. Aquí pudimos disfrutan del típico ambiente de refugio y pudimos comprobar las grandes dotes de Ester con el francés gracias a lo cual hizo un curioso amigo del que apenas pudimos saber qué hacía allí...¡algo sobre unos amigos y unos Jeeps!





5ª jornada: Montgarri – Vielha



Breve última jornada con un recorrido pistero hasta el Pla de Beret para comenzar un técnico descenso hasta Bagergue donde se produjo el único pinchazo de la travesía, ¡casi acabando! Unos tramos técnicos más nos dejando en Unha y Gessa donde ya nos quedaba un plácido trayecto hasta Vielha, saboreando la gran aventura que habíamos completado sin ningún percance y disfrutando de nuestra pasión por el deporte de aventura en toda su extensión... Acto seguido, recibiendo nuestros regalos por completar la travesía ya pensábamos “¿Qué tal si el año que viene hacemos la Pedals d'Occitania?”. Continuará...

diumenge, 27 de juliol de 2014

26 de julio: Maratón de las Tucas (Benasque - Huesca)



El 26 de julio de 2014 di un pasito más en el mundo de los deportes de aventura. Si bien ya había hecho el MAMOVA tres meses antes, el paisaje que tenía ante mi no era para nada igual: alta montaña, ibones, sendas rayando los 3000 metros de altura... Había entrenado bastante, llevaba una temporada con un rendimiento bueno, pero ver esas enormes montañas según entraba en el Valle de Benasque me quitaron la respiración y me asaltaron las dudas...¿estaba seguro de lo que me esperaba en esta carrera?

Según me acercaba a la población de Benasque, todo empezó a sonarme familiar pues esta zona es un destino siempre ansiado en mis vacaciones... ¿pero qué veían mis ojos? ¿Un ciclista de carretera con el equipaje de Raidermania? Era el gran Lean entrenando a muerte, como siempre. Los grandes éxitos son siempre el resultado de horas de entrenamiento.

Llegamos a continuación al Pabellón de Benasque, donde me esperaba una rigurosa comprobación del material obligatorio, tan importante ya que correr por alta montaña no es ningún juego. Al salir, todo caras conocidas, la marea amarilla se hacía notar en Pirineos y ya estaba lista para la batalla. El primero en salir sería Alberto a las 12 de la noche del viernes, mientras yo me asustaba por una distancia Maratón, él se enfrentaba a 109 kilómetros y 7000 metros positivos adentrándose en los macizos de la Maladeta y el Posets, todo un paraíso pirenaico.

Y por fin, ya era sábado por la mañana y me encontraba calentando en la salida y con los nervios más templados, esto de correr largas distancias me encanta y sé que voy a disfrutar. Espero a mis compis Lidia y Ana para desearnos suerte, pero no parecen llegar y me meto en la salida esperando que lleguen a tiempo.

El locutor caldea el ambiente como solo el gran Bote sabe hacerlo: sus ánimos, las canciones cañeras de la Pulquería y cuando ya estábamos a tope suena el Ball de Benás mientras el helicóptero de la Guardia Civil nos saluda con un vuelo rasante, ¡Vamos a por ello!

La salida fue a ritmo ligero aprovechando el terreno llano hasta el Valle de Estós, yo intento guardarme y acabo en un grupete muy majo que iban con el objetivo de acabar la carrera, me preguntan que si van a buen ritmo...seguro que sí porque yo aspiraba a algo más. Nos adentramos en el Valle de Estós, por fin terreno Pirenaico, un río...y los paisajes boscosos que siempre sueño recorrer. La pista hace agradable los primeros kilómetros, pero cuando me quiero dar cuenta ya llevo más de 1 hora de carrera y casi 1000 m de desnivel. El Refugio de Estós es nuestro primer avituallamiento, apenas paro a beber un poco de isotónica, voy bien equipado y así aprovecho para adelantar a un gran grupo que disfrutaba de un avituallamiento de lujo.

El siguiente tramo es un sube-baja hasta el Ibonet de Batisielles, y empieza la parte dura, una subida de vértigo en el que ya solo puedo andar, mientras voy contemplando los Ibones de Batisielles o les Agulles de Perramó, agua y roca en su estado más salvaje y puro. Nos acercamos a cotas cercanas a los 3000 metros y noto cierta "incomodidad", pero sigo saltando de bloque a bloque esperando llegar al Collado de la Plana. Una vez coronado, se me ocurre darme la vuelta, un paisaje de ensueño, de nieve y montañas de vértigo. Después del subidón, comenzamos a perder altura muy poco a poco, ahora nos encarábamos al Valle de Eriste, que desde esa altura contemplábamos como una brecha en la tierra. Unos cuantos resbalones después, el terreno estaba muy embarrado, llego al Refugio Ángel Orus a tiempo de recargar líquidos y de saludar al compañero raider Héctor Nebot, que sufriría de lo lindo para alcanzar la meta.

A partir de aquí inicié un descenso a Eriste bastante rápido y ligero, con buenas sensaciones. Y aquí empezó otro espectáculo, empecé a cruzarme con los titanes de la Gran Ultra, sus caras eran reflejo del gran esfuerzo que supone estas carreras, pero en todas se asomaba una sonrisa cuando los animabas, cosa que intenté hacer cada vez que aparecían. En Eriste empecé el último ascenso pasando por Anciles, donde esperaba Lean animando, todo un gustazo encontrarte una cara amiga a estas alturas preguntándome con su sorna característica que por qué no corría más rápido... Subiendo hacia el Molino de Cerler me encontré por fin a Alberto, con una sonrisa de oreja a oreja me chocaba la mano, para comentarme acto seguido que iba a abandonar, que la rodilla decía basta... Contrariado, pero sabiendo que nos quedan muchos retos por conseguir, intentaba seguir imprimiendo ritmo en un ascenso que se me hacía ya muy largo y empecé a sufrir. El descenso fue muy duro y a veces sentía que el isquio izquierdo amagaba una rampa, ¡¡Vamos que esto se acaba!! Me dediqué a no tropezar a un ritmo constante durante 4 kilómetros muy duros. Por fin, se acababa la senda...Benasque...META. Al final, un tiempo de 7 horas 42', cuando mi hermano me comentó que era el 230 de 1000 no me lo podía creer, ¡¡¡he hecho un carrerón y disfrutando como nunca!!!

Pero me quedaba otro reto, Lidia, que se enfrentaba a su primera carrera de montaña como remate a la temporada que hemos preparado juntos. Le pregunto a Lean por Lidia y me dice que van bastante detrás de mi. Una vez recuperado me voy a duchar y bajo a Benasque para ver si llego a tiempo de verla llegar...y ahí estaba 9 h 57' y con una sonrisa de oreja a oreja me abraza, se lo ha pasado bomba con Anika y ya está pensando en futuros retos...ahora sí que no le puedo pedir más a un día brutal de aventura por la montaña, me siento feliz y emocionado...

dilluns, 7 de juliol de 2014

5-6 de julio: Liga Nacional OBM (Huerta del Rey - Burgos)


 Con el fin de completar la Liga Nacional de OBM 2014 (ya que no fui al Campeonato de España en Asturias), me fui a Huerta de Rey a disfrutar de unas pruebas durísimas con unos trazados que recordaban más a un raid que a una OBM, no obstante en esta localidad llevan organizando raids de aventura desde hace varios años.

A la sombra de la Sierra de la Demanda, donde empecé mi andadura en eventos nacionales en el Beloraid, nos encontramos con un mapa muy boscoso sin montañas excesivamente altas pero con un sinfín de montes bajos que albergaban una buena encrucijada de sendas.

4 de julio: Model Event

La organización tuvo el gran detalle de ofrecer un Model Event para los que llegamos pronto el viernes por lo que tardamos poco en enfundarnos nuestro equipaje y rodar un poco por un mapa sencillo y adecuado para calentar motores. Me lo tomé con muchísima calma, identificando bien todos los elementos del terreno, y después de una horita suave me fui directo a tomarme algo fresquito, había que guardar fuerzas para el día siguiente.

5 de julio: Larga distancia

La prueba fue sencillamente brutal, mi recorrido, aunque soy consciente de que no fue el óptimo y de que debo mejorar y mucho la elección de ruta, me salió alrededor de 50 km y 1000 de desnivel, una auténtica bestialidad para una OBM donde incluso los primeros hicieron tiempor de alrededor de 2 horas y media, por lo que a mí me esperaba el doble.

La primera baliza la hice con mucha cautela pues estaba en una senda dentro de una vaguada, ya una vez en pista aligeré el ritmo hasta meterme en la senda descendente que llegaba a la segunda baliza, vuelta y a por otra baliza de ida y vuelta a un ritmo decente.

En el siguiente tramo hice una fatal decisión, escoger una bajada para después volver a subir, haciendo incluso un error de paralelo en la subida a la cuarta baliza. No hay que ser tan precipitado y tomar mejores decisiones.

Siguiendo la tónica de la jornada la 5 también era de ida y vuelta con un pequeño despiste a la vuelta que me hizo salirme un poco del camino y ralentizar la marcha. La siguiente resultó durísima ya que había que superar un grandísimo desnivel y la senda de bajada no la encontré, aprovechando que aquí sí se podía hacer campo a través. El tramo de la 7 a la 9 fue bastante fluido y con un buen recorte metiéndome a la 9 por un barranco más ciclable de lo que parecía en un principio. La 10 y 11 las hice con bastante fluidez a pesar del calor que comenzaba a apremiar.

Ya en el otro lado de la carretera, la 12 llegaba aun con pequeñas dudas en los cruces (no me equivoqué casi nada) y la 13 supuso otro campo a través brutal ya que la senda no aparecía por ningún sitio, después de una aproximación más propia de orientación a pie, probé a atajar campo a través a la 14, ya que las alternativas en bicicleta eran larguísimas. Me salió bien la jugada y otra vez con fluidez hasta la 16, que obligaba a otro campo a través hasta la carretera.

La carrera se me estaba haciendo larguísima y me escaseaba el agua pero las durísimas ascensiones a la 17 y 18 no me acobardaron y mis ritmos no eran malos. Otra bajada campo a través desde la 19 y por fin la última baliza y meta...5 horas 13' y con un aluvión de abandonos. ¡Un perfecto entrenamiento raider!

6 de julio: Media distancia

Al día siguiente nos esperaba un recorrido muy rápido y entretenido a pesar de iniciarse con un tramo peligroso y para nada ciclable. La primera baliza cayó en seguida pero una confusión el el cruce clave me hizo perder tiempo y acabé en el cortafuegos. Analizándolo en casa veo que podría haber seguido bajando y descender por la primera vaguada de la derecha, vaguada que confundí con la de la baliza dos, en un error de paralelo de los clásicos, ¡vaya manera de empezar!

A partir de aquí todo fue más rápido, con parón en la baliza 7 ya que no conseguí encontrar el punto de ataque, por lo que la ataqué desde el cultivo, preferí rodear y no darle más vueltas. Otra vez buen ritmo hasta la 10. En este tramo tuve la delicia de disfrutar de una trialera muy divertida hasta la 11, al igual que en la 14 donde ya me encaminé hasta la última baliza, que casi me paso y meta.

Como conclusión puedo decir que estoy muy contento de mi estreno en este 2014 en élite, ya que hago muy pocos errores y encuentro soluciones bastante rápido a todos los problemas que se presentan. Es verdad que debo de trabajar y mucho la lectura de mapa, la memorización y la elección de rutas, pero creo que voy cumpliendo objetivos y todas estas habilidades me servirán para mis principales objetivos, los raids de aventura.

dilluns, 9 de juny de 2014

7 de junio: OBM Nocturna (Cieza - Murcia) /// 8 de junio: Aguas bravas (Calasparra - Murcia)

Fin de semana entre amigos, con una estancia calurosa en cámping, pero disfrutando de las risas y la compañía. En el plano deportivo, una carrera en la que no hice nada ni disfruté nada.

No sé si es porque este tipo de carrera score con mapa topográfico no se me da nada bien, o porque sencillamente estaba descentrado después de cumplir el segundo gran objetivo de la temporada después del MAMOVA y el III Raid Sierra de Segura.

Después de estudiar el recorrido y hacer las primeras balizas, notaba suelto mi frontal, había puesto el anillo más ancho, y solo la intervención providencial del coletero de Lidia me hizo poder seguir la marcha a un ritmo decente. Mi ritmo era muy lento y poco continuo, no me encontraba a gusto. Cuando decidí volver me encontré con otro competidor muy majo con el que estuve hablando bastante, pero a cambio acumulé varios despistes de orientación y cuando este chico me dijo de volver juntos, lo intenté seguir con tan mala pata que lo perdí a él y me perdí yo, por lo que algo también se aprende de esto. Las conversaciones largas para después de la carrera y nunca hay que seguir a nadie. Carrera para olvidar.

Al día siguiente nuestra compi Ana nos ofreció una sesión de aguas bravas tanto a nado como en kayak, en el río Segura. Para rematar, una buena comida y a casa con la sensación de haber pasado un fin de semana muy entretenido.

dilluns, 2 de juny de 2014

31/mayo-1/junio: III Raid Sierra de Segura (Villarrodrigo, Hornos - Jaen)

III Raid Sierra de Segura from lokofilms on Vimeo.

Primera prueba de Liga Española que hago en este 2014. Volvía a la Sierra de Segura después de la gran actuación del año pasado (a pesar de mi gran metida de pata en los patines). Este año tocaba una zona no tan escarpada como el año pasado, pero con enormes bosques que garantizaban un disfrute total de la zona.

Para la ocasión hice equipo con José, que a pesar de no llegar al 100% ofreció un rendimiento más que espectacular y Lidia que con el paso de las competiciones se está convirtiendo en una experta estratega de este tipo de competiciones. Yo llegaba en buena forma a pesar de echar en falta más minutos sobre la bicicleta.

1ª sección: Orientación específica a pie

Villarrodrigo era el punto de partida, donde José y Lidia cogieron la iniciativa, más con el esprint inicial de José que le haría coger primero el mapa. Yo me dediqué a esperarlos en la transición y preparar un poco de avituallamiento. Debo de insistir en el papel fundamental del asistencia, que se encarga de preparar material, ordenarlo y ofrecer un buen avituallamiento. Los errores en este área provocan grandes fallos en carrera.

2ª sección: Carrera a pie + patines

A la llegada de mi equipo, entro con Lidia a iniciar la siguiente sección. Mientras yo entro en mapa, Lidia ya va enchufada y nos lleva directos a donde se supone estaban los patines, pero la lluvia hizo presencia y se cambió por más distancia de carrera a pie. Por un lado fue un alivio ya que las rampas de descenso eran bastante acusadas para mi nivel de patinaje y por otro lado una paliza al tener que correr varios kilómetros por asfalto. Me dedico a coger ritmo y avituallarme, aun nos queda mucho raid.

3ª Sección: Trekking

Lidia prefiere descansar y José entra en escena de nuevo, en un trekking duro por la tormenta que se nos echó encima. Después de una primera baliza sencilla, nos tocó subir un altísimo collado campo a través, al que llegamos casi directos, encontrándonos con los compañeros de los otros dos equipos raidermaníacos. De allí fuimos a buscar el siguiente collado, cambiando de estrategia de orientación ya que inicialmente buscamos la línea recta, pasa parar después a buscar un camino que llevaba al collado. Una vez allí, la baliza no estaba evidente, y solo el olfato de José consiguió descubrir la baliza.

El descenso a la transición fue bastante errónea y nos desviamos lo suficiente para perder 20-30', nos habíamos ido demasiado a la derecha. Una vez subidos a la zona de escalada, nos hacen una comprobación de material y prueba anulada, la lluvia no dejaba hacerla.

Aún así, con una gran marca en la sección, llegamos a la zona de transición y a por la bicicleta...

4ª Sección: Bicicleta de montaña

Continuamos José y yo, la tormenta nos deja y nos hace más agradable el camino. Una sucesión de pistas y caminos de orientación sencilla nos va facilitando que caigan las balizas una a una. La zona es espectacularmente boscosa y bastante fácil de rodar, aunque a José le toca esperarme en las bajadas (poca técnica por mi parte y unos cuantos parones para no pasarme ningún cruce).
Llegamos al avituallamiento a mitad de sección y aquí tomamos una decisión muy táctica: nos ahorramos la subida a hacer la prueba de espeleología y así hacemos la orientación específica de día. No nos lo pensamos y acortamos sección.

5ª Sección: Orientación específica a pie individual

Lidia y yo vamos a correr de manera individual, tenemos una hora de tiempo límite para hacer las balizas que podamos. El mapa es específico, y la primera parte es urbana y sorprendentemente las hago rapidísimo como si no hubiera competido durante todo el día, ¡qué gran sensación! La segunda parte se mete en bosque y la cosa se pone muy técnica, por lo que ralentizo la marcha y con algunos errores van cayendo las balizas. Decido pararme un poco a equiparme con luces (cosa que no debería haber hecho), y como veo el tiempo justísimo, me dejo la penúltima baliza, para llegar al sprint con poquísimo margen. Lidia no había llegado aun, empiezan los nervios, cuando la veo llegar in extremis, tan in extremis que pasaron 24” de la hora y así perdimos la posibilidad de pódium. Así es el deporte y aunque es duro, la competición es así y a veces hay que arriesgar para ganar.

6ª Sección: Carrera a pie + Orientación específica

Me desperté bastante descompuesto, como siempre los geles me machacan en este tipo de carreras, y por supuesto con las piernas bien cargadas.

Lidia y yo comenzábamos el día con una sección mixta entre plano topográfico y específico. Lidia puso un ritmo infernal y directo a por las balizas, yo apenas podía seguirla y mirar el mapa. Los entrenamientos surgen efecto, creo que he creado un monstruo y me alegro que una de los mejores orientadores del Club haya cogido nivel físico, pero en esta sección me tocó sufrirla, y cuando me di cuenta éramos un reguero de raidermaníacos siguiendo a la bestia de El Altet.

7ª Sección: Kayak

Acabo la sección y a descansar, no me encuentro bien y tengo mucho frío, por lo que me meto en el coche a descansar y cuando sale el sol salgo a hablar con Climent que me comenta el raid desde su punto de vista. Mientras José y Lidia acaban la sección sin problemas y encaramos el final de raid.

8ª Sección: Bicicleta de montaña

José y yo llegamos a una horrenda decisión, saltarnos la primera mitad de la sección en la cual había un porteo en bicicleta, para acortar por carretera, ya que no nos jugábamos nada (ahora en frío pienso “¿y qué?, lo que se trata es de hacer lo máximo posible”). Por carretera no se acortaba nada y tuvimos que superar un durísimo puerto de montaña. Otra vez en la sección, hicimos la prueba del esquí-tándem, donde nos echamos unas buenas risas debido a mi torpeza, para continuar pisteando hasta el tiro con arco, superado sin problemas. Las siguientes balizas no dieron muchos problemas y por fin llegamos a meta...

Después de todo, analizo el raid y sé que hicimos una prueba ESPECTACULAR, con pocos errores de orientación y una buena coordinación en las transiciones. La sensación de progresión es lo que más me llena e independientemente del resultado, creo que hicimos un gran equipo y lo pasamos en grande, ¿qué más se puede pedir? Que el siguiente raid sea ya y pueda volver a disfrutar de este multideporte de aventura...

dilluns, 21 d’abril de 2014

20 d'abril: MAMOVA (Andilla - València)


La meua primera Marató de Muntanya després de tres temporades fent la Lliga Valenciana de Curses de Muntanya que són carreres de mitja marató generalment. El meu objectiu és fer cada vegada distàncies més llargues ja que pense que se'm donaran millor i gaudiré més de les curses.

La Marató seleccionada va ser el MAMOVA, una prestigiosa cursa que ja va per la cinquena edició a la comarca valenciana de La Serrania, una terra que em recorda bons temps quan vaig treballar de mestre a Chelva. La seu de la cursa era la xicoteta població de La Pobleta, pel que l'agrupació de vora 500 atletes en l'eixida era molt més espectacular.

Per fi es dóna l'eixida, el ritme és alt, però en comparació a les mitges maratons, resulta ser molt més agradable, ací és qüestió de mantindre un bon ritme i regular segons les nostres possibilitats.

Per començar vam ber un bucle de quasi 2 kilòmetres que tornava a la Pobleta, pense que amb l'objectiu de fer gaudir al públic i de traure unes bones imatges de la prova. A nosaltres ens servia per calfar i ambientar-nos.

Fins al kilòmetre 7 el desnivell era molt gradual i es podia còrrer. El tipus de terreny és al que estic acostumat i em vaig trobar molt a gust. A partir d'eixe punt, tocava caminar a ritme fins al km 13, sobrepassant la cota dels 1500 m del Rebalsador i començar un descens molt potent.


Fins al km 19 hi va haver una baixada molt ràpida combinant pista i senda en la qual vaig aprofitar per augmentar el ritme adelantant a moltíssims participants, inclús vaig sentir comentaris diguent si estava jo corrent la mitja marató (prova paralel·la). Arribant a la població d'Andilla, em vaig trobar amb un embús ja que tocava coronar una lloma amb l'ajuda d'un pas equipat molt original. Així arribava al km 21 i ací sí que vaig parar a avituallar-me, recarregant aigua, ja que als anteriors punts no m'havia molestat a parar ja que gràcies a la motxilla era prou autosuficient.

A partir d'ací començava un tram molt psicològic ja que mentres abandonava la meta de la mitja marató, a mi em quedava l'altra meitat, i sentir els comentaris, els corredors arribant...se'm va fer molt dur i així la duríssima pujada de 5 km a la Peñaparda fins a la cota de 1324 m es va convertir en infernal perque jo no aconseguia mantindre el ritme que volia. Una vegada al cim, la baixada a Oset em va animar molt perquè sí que em trobava bé de cames. A estes altura ja quasi no em trobava corredors, però sí restes de barretes i gels. Em sorprén molt l'actitud de molts esportistes que si bé aprofiten la muntanya per a fer esport, la respecten molt poc i es pensen que els nostres paratges naturals són abocadors, RESPECTEM LES NOSTRES MUNTANYES.

L'entrada al poble d'Oset és una de les imatges que se'm quedarà gravada per sempre. Els seus habitants em van acollir amb un enorme aplaudiment generalitzat que em va emocionar molt, pareixia que anava el primer! Això era el km 30 i encara quedava per baixar a Artaj 3 kilòmetres més, on la Mort en persona (o un home disfressat) ens indicava que quedava poc, uns 10 kilòmetres d'autèntic trencacames i pujades per tallafocs. Sols restava caminar a bon ritme.

Al Collado de Silla, a 1057 m deixava la pista de pujar i per fi anàvem perdent cota no sense algun puja-baixa per creuar barrancs, i acabar els últims trams a un boníssim ritme. Al fi, 6h 09' 53", el 193 de 500 inscrits. Un espectacular resultat en la meua primera marató de muntanya, amb boníssimes sensacion. Ara comence a preguntar-me...hauré de fer curses de més distància???