dilluns, 27 d’octubre de 2014

25-26 de octubre: IX Mularaid

Por fin después de luchar contra viento y marea, los compañeros del Club Montañero Mula volvieron a organizar el Mularaid en su novena edición, trasladando el campo de juego esta vez a la Bahía de Mazarrón, una zona de la Región de Murcia desconocida para mi y que sorprendió por sus paisajes espectaculares.

Como siempre, la organización nos volvió locos con multitud de balizas opcionales, pruebas especiales, horas de apertura, cierre... uno de esos raids que nos hacen pensar mucho en la táctica y en no despistarse en ningún momento. Honestamente, si mejoraran algunos aspectos de la organización, tendríamos ante nosotros un raid merecedor de Liga Española.


 1ª sección: mañana del 25 de octubre


Mi estreno en Mularaid en categoría Élite vendría de la mano de José, el hombre espectáculo, que sufrió lo que no está escrito en este raid, ya que no llegaba en su mejor momento de forma.

Empezamos con la bici, un enorme mapa 1:30000 nos mostraba una maraña de balizas, con cuatro obligatorias en los puntos más lejanos del mapa. Escogimos la opción de empezar por el interior ya que pensé que la orientación sería más compleja por ahí y me pillaría más fresco mentalmente cosa que fue un error ya que la mayor parte de los puntos estaban por las pruebas especiales de la costa.

Empezamos trepando a la 41 para ir a buscar la obligatoria 5, cogiendo de camino otra baliza. De allí buscamos la prueba especial 37, una cueva que aun no estaba abierta (siempre clavo la gamba con las horas en este raid). Íbamos bien y aquí hice otro error de planificación pues desde la 3 no había conexión directa con el recorrido general, una ida y vuelta que bien podríamos haber dedicado a otra zona del mapa.

En la zona de los Madriles fuimos a buscar tres balizas que estaban alrededor de la pista, con una UTM que se me resistió un poco pero sin problemas con las demás. El tiempo se nos tiraba encima y no llegamos a tiempo a la prueba especial de la mina por lo que fuimos a buscar las obligatorias del extremo sureste del mapa.

La UTM 20 la picamos sin complicaciones y la 24 la cogimos en ascenso (de vuelta nos hubiera venido mejor). A partir de aquí nos adentramos en Cabo Tiñoso, un recodo hermoso donde los haya donde parecía que nos íbamos adentrando en el mar desde nuestras bicis. Picadas las obligatorias, comenzamos a remontar el Cabo lentamente pues José no acababa de coger ritmo. Arriba en el complejo militar picamos unas cuantas balizas bastante originales, la 18 encima de un cañón y la 29 escondida en los túneles del complejo. 

Nos quedaba una obligatoria en la Punta de la Azohía, por lo que bajamos rápidamente, de nuevo con otro grave error, ya que nos pasamos el avituallamiento y no pude detener a José cuando aclaré dónde estaba. Sin agua, seguimos bajando hasta parar en una casa a pedir agua. El descenso hasta la costa fue rapidísimo, pero a la 36 había que volver a subir a una torre.

De aquí fuimos directos a la transición, la acumulación de errores y el ritmo lento que habíamos llevado hizo que nos dejáramos una grandísima cantidad de puntos. A respostar y a por la sección de la tarde.




 2ª sección: tarde del 25 de octubre


Después de avituallarnos con toda la calma del mundo, nos desplazamos en bici hasta las calas de Bolnuevo. Al rato de picar la 42, José me pedía parar, no se encontraba nada bien, y llegamos a la prueba de kayak muy lentamente donde gracias a Lidia pudo recuperar al darle unos geles. Una vez más, hay que destacar la importancia de la alimentación en un raid.

En la baliza del kayak, escondida en una fantástica cueva costera, dimos espectáculo del bueno, haciendo todo el tramo de ida con el kayak al revés. De aquí pasamos al ansiado trekking...estaba harto de tanta bici. Íbamos justos de tiempo y nos dedicamos a hacer las balizas de la costa y el tiro con arco, donde cada vez lo hacemos peor... ¿qué esperamos si esta prueba no la entrenamos?

Hicimos 62, 68 y 55 sin ningún problema disfrutando de los acantilados salvajes de la zona. Para volver ya a coger la 63 y vuelta a la transición...nos dejábamos una obligatoria por falta de tiempo. Durante la rápida vuelta en bici picamos la 60, un agujero en una hermosa roca marina y vuelta a la transición con algún despiste ya que la conexión no era tan evidente como yo creía.

Para finalizar el día, nos quedaba una sección rápida de patines donde me encontré muy cómodo mientras esperaba a José que solo tiraba de brazos con los bastones, ¡vaya bestiajo! Llegamos a tiempo y a esperar la etapa del domingo...

3ª sección: domingo 26

Interesante sección entre Puerto de Mazarrón y Mazarrón, empezando por una prueba de bicicross. Salimos rápido a probar la prueba especial 13, pero a tiempo conseguí darme cuenta de que aun no estaba abierta y que había que dejarla para el final. La obligatoria 26 nos hizo perder bastante tiempo, ya que la baliza había desaparecido y de allí volvimos a la Rambla de las Moreras para aproximarnos a Mazarrón, donde nos esperaba un trekking semiurbano.

Empezamos el trekking bastante bien subiendo a una torre de una mina en la 14, la 33 y después la 45 para la cual di un pequeño rodeo inncesario. Íbamos apuradísimos y nos fuimos a buscar las balizas urbanas, con tan mala pata que hice un error de paralelo y acabé en la 12...más lejos y encima no era la obligatoria, una metida de pata de campeonato. El premio, no poder hacer la otra obligatoria ni el rápel, me había lucido con la parte urbana del mapa...

La vuelta en bici fue muy rápida a tiempo de hacer la prueba especial 13 y la 60.

En resumen...un raid que se nos quedó demasiado grande, yendo muy lentos, con errores tácticos (que sieeeempre hago en este raid), y aunque generalmente orienté bien, los errores de la parte urbana fueron imperdonables.

Por encima de todo esto me quedo con el gran trabajo hecho por el Club Montañero Mula en cuanto a mapas y recorridos. Limando detalles estoy seguro que este raid sería uno de los mejores de España.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada