dilluns, 18 de novembre de 2013

Almería Wester Raid

 De nuevo participo en una prueba de LERA (Liga Española de Raids de Aventura), carreras de aventura de duración más larga que las pruebas autonómicas.

El destino, Tabernas y Almería, una zona llena de espectaculares cañones de tierra y escenario de muchas películas del oeste, de ahí el nombre de este raid.

Sección 1: orientación urbana
Salimos yo y Mario como siempre a muerte intentando soltar los nervios previos típicos de la competición. Las primeras balizas las encontramos saturadas, con filas para picar la baliza (igual no era el sentido adecuado para comenzar), pero poco a poco se fue dispersando el pelotón. La orientación era sencilla y nuestro ritmo muy alto (Mario, oportunamente, me recomendaba bajar el ritmo, aun quedaba muchísimo raid). Así, llegamos la transición en seguida, con el gran problema de haber picado mal la 100, y por lo tantos descolgarnos de la clasificación.

Sección 2: bicicleta de montaña
Cambió Mario por Javi y decidimos bajar directos a la Rambla de los Molinos, quizás demasiado pronto ya que muchos raiders se incorporaron más hacia delante entrando desde un extremo más cercano del pueblo. Así se sucederían pistas duras y ramblas repletas de tierra suelta que hacían patinar las ruedas. Javi me dio un consejo clave, llevar desarrollos largos, así conseguí no dar ningún traspiés.

El mapa era específico y la organización aprovechó para hacer un recorrido que daba mucho juego que no dejaba tiempo para los despistes, menos aun en un tramo concreto donde los caminos no estaban actualizados. Nosotros, sin ir especialmente rápidos, orientábamos bien y no nos dejamos ninguna baliza.

Sección 3: trekking y pruebas especiales
Llegamos de los últimos, aunque después nos dimos cuenta que mucha gente recortó en su recorrido. Yo seguía y Mario sustituía a Javi. En la transición nos dimos cuenta de un hecho preocupante, había estado tanto tiempo ensimismado con el mapa que no había comido ni bebido casi nada, un grandísimo error que pagaría en esta sección.

Fuimos directos a la prueba especial del látigo, con el reto de mover un caballete con dicho instrumento. Mario con maestría lo consiguió a la primera, ¡espectacular! Seguimos orientando sin problemas hasta que llegamos a un impresionante laberinto de barrancos. Aquí empecé a problemas absurdos con la orientación, ¡tenía que haber comido más! y un par de errores nos hicieron perder por lo menos media hora.

Llegamos a tiempo a un parque temático del oeste, donde Mario se encargó de las actividades de puntería mientras yo memorizaba el recorrido a seguir. Las dos pruebas de tiro con arco fueron genial, pero las de pistola no fueron igual (ya que como diría el gran Mario, "los elfos no tenemos bonificación por armas de fuego", gran parida esperada por nuestros lectores).

Si encima íbamos justos en el tiempo de corte de sección por mis errores, ahora nos tocaba ir a una baliza de penalización que no estaba nada fácil. Dimos un rodeo absurdo (el juez controlador flipaba de vernos por la entrada del parque), y yendo a un ritmo infernal, fui orientando bien en una ubicación nada fácil. Cuando yo ya me desesperé y quería volverme, Mario me animó, había visto huellas y ¡estaba alli! Raudos al sprint, volvíamos preguntando si llegaríamos al corte, lo dimos todo en un final de sección épico, y ¡entramos a tiempo!

Son estos momentos legendarios los que te hacen engancharte a los raids de aventura.

Sección 4: bicicleta de montaña
Mario y Javi completaron esta potente sección mientras yo me cambiaba de ropa y comía lo que no está escrito para recuperarme del esfuerzo de tres secciones seguidas.

Las temperaturas eran gélidas y gracias a la autocaravana de Julián y a la maestría de José como cocinero, pude comer caliente y coger temperatura.

Sección 5: trekking nocturno

De nuevo en marcha junto a Mario (aun así notábamos una "presencia" que nos acompañaba), nos tocaba un trekking nocturno, con un mapa nocturno extremadamente complejo, pero sabiendo que teníamos bastante margen de tiempo para completarlo.

Nada más empezar en un resbalón rompí la brújula (con lo que aprendemos la siguiente lección, "llevar brújula de repuesto") con el consiguiente disgusto y el trabajo extra de tener que leer el mapa al milímetro para no desviarnos de la ruta. Mi trabajo fue en gran parte facilitado por el equipo de Ana y Ester con quien nos asociamos para acabar la sección. Donde yo dudaba Ana clavaba las balizas, y así fuimos completando una sección larga y difícil.

Sección 6: trekking
La mañana del domingo empezó con un gran caos. Salimos con el tiempo justo con el coche y la zona de salida no estaba indicada aun cuando en el libro de ruta decía que sí. Perdíamos coches, dábamos vueltas y encima al no tener espacio en el coche de Javi estábamos los 3 del equipo dispersos (importante llevar un coche grande si se puede). Mientras daba por hecho que íbamos a salir tarde porque Javi no aparecía, fui a zona de salida a tiempo para ver que Javi había llegado a tiempo y podía salir junto a Mario, ¡menos mal!

Sección 7: kayak y orientación subacuática


Nos desplazamos al Puerto de Almería y dispuse todos los trastos necesarios para la siguiente sección. Javi y Mario fueron directos al kayak, cosa que posteriormente me hizo provocar una agria discusión de las que no pueden ocurrir ni en un raid ni en ningún lado.

Una vez enfundados los neoprenos, Javi y yo iniciamos la orientación subacuática. No me podía creer que el plano que me dieron fuera impermeable, pero una vez dentro del agua disfruté mirando el plano debajo del agua. Nos pasamos la primera baliza y fuimos directos a la segunda, yo no lo veía claro y decidí que volviéramos a la primera, que clavamos sin problema. De allí a la tercera también bastante directos. Javi con mucho mérito picó una baliza muy profunda y peligrosa para quien no conozca la técnica del buceo sin bombona. Acabamos en seguida con la cuarta y ¡sección completada!

Sección: 8 patines
Mero trámite el que completé con Mario, rodando por el paseo marítimo, pero que me sirvió para quitarme el sabor amargo del Raid Sierra Segura donde no pude completar la sección. Disfrutamos esquivando transeúntes y rápido nos quitamos los patines para correr hasta el cambio de sección.

Sección 9: run & bike


 Continué con Mario, él con mi bici y yo a pie, en un plano por los parques cercanos al Estadio de los Juegos del Mediterráneo. Muchas balizas aunque todas muy fáciles y sin problemas.

Por fin, completamos un grandísimo raid, con el plus de haber hecho todas las balizas (aunque nos quitaran una por un error de picada), y eso en un raid LERA es un mérito muy grande.

diumenge, 3 de novembre de 2013

II Raid Sierra de Espadán


Espectacular II Raid Sierra de Espadán, una buena organización de Verd3, una espectacular participación de equipos y un entorno idílico y perfecto para un raid de aventura.

Se trató de un recorrido sencillo técnicamente, muy físico y con unas balizas ubicadas en las zonas más encantadoras, dando muchas veces ganas de pararse a hacer fotos.

Esta vez hice equipo en Élite con Sergio, el apoyo perfecto para realizar un buen papel en este raid.

Sección 1: orientación específica urbana por Montanejos
Y qué mejor manera que empezar a conocer el entorno por Montanejos, con un mapa específico muy divertido que me hizo pensar muy bien la táctica. Decidí empezar por la más cercana al sur, la 40 que estaba cerca del pueblo para pasar por el puente medieval a la 31 y bajar al rio Mijares a por la 34, subir a por la 39 (el orden de ataque a estas balizas me dio que pensar) y seguir por el margen del río hasta remontar una vaguada para picar dos balizas más. Acto seguido cruzamos el pueblo para entrar en un camping abandonado, picar dos balizas más y llegar a la transición T1.

Sección 2: bicicleta de montaña
 Desastrosa transición por un cúmulo de malentendidos en cuanto a la ropa que tenía para cambiarme que te hace reflexionar sobre lo importante que es tener bien preparada la transición con todo lo necesario bien colocado.

Después de esta pérdida de tiempo tocaba salir del pueblo, hecho complejo en muchos raids. El recorrido era circular con un escape por una vía pecuaria de sur a norte. Por mis dudas con mi rendimiento en bici decidimos hacerlo en sentido horario y decidir a mitad camino si completar el bucle o acortarlo. El esfuerzo era máximo, pero yo me encontraba muy bien e íbamos pasando gente, cosa que en mi vida había experimentado. Un pequeño error de paralelo y llegamos a la 41, seguimos a buen ritmo hasta la 43 y continuamos muy seguros, y pasa lo peor, debido al poco mantenimiento que le he hecho a la bici últimamente, rompo la cadena y perdemos un tiempo muy valioso arreglándola, la cadena tiene muy mal aspecto y debemos acortar el recorrido obligatoriamente, ¡qué mala pata, con lo bien que íbamos! Mientras se me pasa el enfado conmigo mismo, picamos de paso la 44 con el pánico de romper cadena otra vez, pero llegamos a la T2 con la única idea en mente de hacer todas las balizas que quedan.

Sección 3: trekking
Ahora ya estoy más tranquilo, sé que voy a rendir a pie y Sergio viene muy fuerte. Con cruzamos con nuestro super equipo de mujeres que se las ve a buen ritmo. Picamos de paso la 49 y sabemos que nos toca subir bastante hasta el Mirador de la Copa. Un problema con mi camelback nos hace parar y nos juntamos con Tarí y Motilla que vienen dándolo todo, sobre todo Motilla que coge fuerzas de donde sea para seguir al "iaio incansable". Me cruzo con Urtxi Iglesias, "vaya lujazo verlo en acción" pienso. Llegamos a la 50, ¡vaya vistas! por un momento nos dan ganas de acampar allí, pero somos raiders y seguimos corriendo para completar la sección en bajada hasta el río. Llegamos a la 52 y no puedo creer lo que ven mis ojos, un chorro gigante lateral nos moja de pies a cabeza, y lo agradecemos mucho pues las temperaturas son bastante altas, se trata de un aliviadero del embalse de Arenoso, muy pero que muy curioso. Nos toca subir otra vez para acceder al embalse. Alguna senda lateral nos despista un poco pero llegamos bien a la T3.

Sección 4: kayak y tiro con arco
 Nos vamos directos al tiro con arco que parece menos saturado. Esta prueba no la entreno así que no espero mucho de ella, aun así, me enfado al ver que casi ni me entran en la diana. Muchos se quejan del estado de los arcos, pero yo prefiero pensar que hay que entrenar estas pruebas especiales mucho más. Hacemos una baliza de penalización y José me comunica una noticia extraña...cada sección tiene un tiempo máximo y la chica de la organización insiste en que todo debe hacerse antes de una hora, lo fijado en esta sección. ¡No nos han dicho nada de eso en el briefing! Después comprobamos que esto no era así, pero estas extrañas informaciones marcaron el resto de nuestro recorrido.

Valoramos dejarnos el kayak, pero yo me empeñé en hacer por lo menos una. La hicimos muy rápido a pesar de la corriente, no sin antes cruzarnos delante de Lidia y Ester con las consiguientes risas,  valoramos hacer otra pero nos volvimos para avituallarnos y pasar a la siguiente sección.

Sección 5: Trekking y escalada
Última sección y otra vez toca correr. El cansancio me hace tirar hacia una pista, pero en seguida corrijo y cojo una senda de interminable ascenso, cruzándome otra vez con los Vidaraid, con los que bromeo diciéndoles que los voy a adelantar, son gente muy agradable y da gusto ver que la élite de este deporte es tan cercana. 
Yo me encuentro muy bien pero Sergio comienza a sufrir. Yo sigo orientando seguro hasta el grandioso mirador de El Frontón, otra vez sin respiración por el espectáculo de la naturaleza y comenzamos un descenso muy técnico, incluso con pasos con cadenas, hasta el Colladillo, donde Sergio me sugiere que no hagamos la 57 porque no se ve con fuerzas para cumplir el tiempo máximo de sección así que acortamos para llegar a la 59 y coger mis pies de gato, a por los que tengo que volver porque se me olvidaban. Las vías están en el Barranco de la Maimona y decido hacer un V grado, que consigo hacer sin problemas, y solo queda el trayecto por el margen del río para encarar la meta de Montanejos, muy contentos después de más de 8 horas de esfuerzo continuo. 

Finalmente somos los 14 de 17 en Élite, nos ha pasado factura el recorte de recorridos, pero estamos muy contentos y tranquilos pensando que hemos hecho un gran raid en una zona espectacular y que nuestros compañeros Alberto y Feli han ganado la categoría y Ester y Lidia son segundas en Aventura Femenina, un grandísimo hito para nuestro Club. Seguiremos aprendiendo.