dilluns, 27 d’octubre de 2014

25-26 de octubre: IX Mularaid

Por fin después de luchar contra viento y marea, los compañeros del Club Montañero Mula volvieron a organizar el Mularaid en su novena edición, trasladando el campo de juego esta vez a la Bahía de Mazarrón, una zona de la Región de Murcia desconocida para mi y que sorprendió por sus paisajes espectaculares.

Como siempre, la organización nos volvió locos con multitud de balizas opcionales, pruebas especiales, horas de apertura, cierre... uno de esos raids que nos hacen pensar mucho en la táctica y en no despistarse en ningún momento. Honestamente, si mejoraran algunos aspectos de la organización, tendríamos ante nosotros un raid merecedor de Liga Española.


 1ª sección: mañana del 25 de octubre


Mi estreno en Mularaid en categoría Élite vendría de la mano de José, el hombre espectáculo, que sufrió lo que no está escrito en este raid, ya que no llegaba en su mejor momento de forma.

Empezamos con la bici, un enorme mapa 1:30000 nos mostraba una maraña de balizas, con cuatro obligatorias en los puntos más lejanos del mapa. Escogimos la opción de empezar por el interior ya que pensé que la orientación sería más compleja por ahí y me pillaría más fresco mentalmente cosa que fue un error ya que la mayor parte de los puntos estaban por las pruebas especiales de la costa.

Empezamos trepando a la 41 para ir a buscar la obligatoria 5, cogiendo de camino otra baliza. De allí buscamos la prueba especial 37, una cueva que aun no estaba abierta (siempre clavo la gamba con las horas en este raid). Íbamos bien y aquí hice otro error de planificación pues desde la 3 no había conexión directa con el recorrido general, una ida y vuelta que bien podríamos haber dedicado a otra zona del mapa.

En la zona de los Madriles fuimos a buscar tres balizas que estaban alrededor de la pista, con una UTM que se me resistió un poco pero sin problemas con las demás. El tiempo se nos tiraba encima y no llegamos a tiempo a la prueba especial de la mina por lo que fuimos a buscar las obligatorias del extremo sureste del mapa.

La UTM 20 la picamos sin complicaciones y la 24 la cogimos en ascenso (de vuelta nos hubiera venido mejor). A partir de aquí nos adentramos en Cabo Tiñoso, un recodo hermoso donde los haya donde parecía que nos íbamos adentrando en el mar desde nuestras bicis. Picadas las obligatorias, comenzamos a remontar el Cabo lentamente pues José no acababa de coger ritmo. Arriba en el complejo militar picamos unas cuantas balizas bastante originales, la 18 encima de un cañón y la 29 escondida en los túneles del complejo. 

Nos quedaba una obligatoria en la Punta de la Azohía, por lo que bajamos rápidamente, de nuevo con otro grave error, ya que nos pasamos el avituallamiento y no pude detener a José cuando aclaré dónde estaba. Sin agua, seguimos bajando hasta parar en una casa a pedir agua. El descenso hasta la costa fue rapidísimo, pero a la 36 había que volver a subir a una torre.

De aquí fuimos directos a la transición, la acumulación de errores y el ritmo lento que habíamos llevado hizo que nos dejáramos una grandísima cantidad de puntos. A respostar y a por la sección de la tarde.




 2ª sección: tarde del 25 de octubre


Después de avituallarnos con toda la calma del mundo, nos desplazamos en bici hasta las calas de Bolnuevo. Al rato de picar la 42, José me pedía parar, no se encontraba nada bien, y llegamos a la prueba de kayak muy lentamente donde gracias a Lidia pudo recuperar al darle unos geles. Una vez más, hay que destacar la importancia de la alimentación en un raid.

En la baliza del kayak, escondida en una fantástica cueva costera, dimos espectáculo del bueno, haciendo todo el tramo de ida con el kayak al revés. De aquí pasamos al ansiado trekking...estaba harto de tanta bici. Íbamos justos de tiempo y nos dedicamos a hacer las balizas de la costa y el tiro con arco, donde cada vez lo hacemos peor... ¿qué esperamos si esta prueba no la entrenamos?

Hicimos 62, 68 y 55 sin ningún problema disfrutando de los acantilados salvajes de la zona. Para volver ya a coger la 63 y vuelta a la transición...nos dejábamos una obligatoria por falta de tiempo. Durante la rápida vuelta en bici picamos la 60, un agujero en una hermosa roca marina y vuelta a la transición con algún despiste ya que la conexión no era tan evidente como yo creía.

Para finalizar el día, nos quedaba una sección rápida de patines donde me encontré muy cómodo mientras esperaba a José que solo tiraba de brazos con los bastones, ¡vaya bestiajo! Llegamos a tiempo y a esperar la etapa del domingo...

3ª sección: domingo 26

Interesante sección entre Puerto de Mazarrón y Mazarrón, empezando por una prueba de bicicross. Salimos rápido a probar la prueba especial 13, pero a tiempo conseguí darme cuenta de que aun no estaba abierta y que había que dejarla para el final. La obligatoria 26 nos hizo perder bastante tiempo, ya que la baliza había desaparecido y de allí volvimos a la Rambla de las Moreras para aproximarnos a Mazarrón, donde nos esperaba un trekking semiurbano.

Empezamos el trekking bastante bien subiendo a una torre de una mina en la 14, la 33 y después la 45 para la cual di un pequeño rodeo inncesario. Íbamos apuradísimos y nos fuimos a buscar las balizas urbanas, con tan mala pata que hice un error de paralelo y acabé en la 12...más lejos y encima no era la obligatoria, una metida de pata de campeonato. El premio, no poder hacer la otra obligatoria ni el rápel, me había lucido con la parte urbana del mapa...

La vuelta en bici fue muy rápida a tiempo de hacer la prueba especial 13 y la 60.

En resumen...un raid que se nos quedó demasiado grande, yendo muy lentos, con errores tácticos (que sieeeempre hago en este raid), y aunque generalmente orienté bien, los errores de la parte urbana fueron imperdonables.

Por encima de todo esto me quedo con el gran trabajo hecho por el Club Montañero Mula en cuanto a mapas y recorridos. Limando detalles estoy seguro que este raid sería uno de los mejores de España.

dimecres, 1 d’octubre de 2014

27-28 de septiembre: Raid Sierra Espadán (Alfondeguilla - Vall d'Uixò-Sagunto)


III Raid Sierra Espadán from Verd 3 on Vimeo.

 Dos semanas después del Pontevedraid, nos embarcamos en otra prueba de la LERA, esta vez mucho más cerca de casa. Si el año pasado disfrutamos la zona de Montanejos, esta edición nos tocaba el extremo de Vall d'Uixò, una ubicación que nos sorprendió por sus desconocidos rincones.



1ª sección: score urbano

Mis compañeros de equipo José y Ester lanzaron al equipo en un mapa con muchas balizas alrededor del pueblo de Alfondeguilla, que estiró el pelotón de raiders.

2ª sección: trekking, tirolina

Acto seguido, empezábamos Ester y yo el trekking duro, no exento de polémica ya que la mayoría de equipos entendimos que el recorrido lineal se empezaba por la baliza 31, y no se también se podía realizar al revés (al parecer más ventajoso).

La orientación fue muy sencilla y sin problemas, el mapa, para nuestro alivio, no era del IGN, sino un específico con poco detalle pero suficiente. Al parecer de la 47 a la tirolina hicimos desnivel de más al no elegir bien el recorrido.

El bosque típico mediterráneo nos rodeaba en toda su magnitud, y verlo desde lo alto de la tirolina fue impagable. De aquí bajamos a Eslida, de donde pudimos salir sin problemas, bastante meritorio porque salir de las poblaciones siempre es complejo.

Comenzaba el ascenso hasta el Coll Roig, pasando por delante de las numerosas fuentes de la zona. Desde el collado, bajada por el Barranc d'Eslida y vuelta a Alfondeguilla sin problemas...¡5 horitas de nada!


3ª sección: trekking, tiro con arco y escalada

José entró por Ester, y nos fuimos directos al tiro con arco, donde no conseguimos la prueba y nos tocó penalizar subiendo a un cortafuegos que se hizo durísimo. De vuelta al recorrido, perdimos la senda de bajada al búlder, y con ello media hora muy tonta yendo bosque a través. José se encargó del búlder a veces incluso sin apoyar las piernas, prueba superada y vuelta, ¡¡empezaba la bici!!

4ª sección: BTT, espeleología y rápel

Comienzo bastante sencillo hasta la cueva, donde me di cuenta que con las prisas no había cogido nada de comida, un fallo garrafal que pagué durante el resto del día.

Al llegar a la Cueva de Cabanelles, José empezó a preocuparse por recortar la sección a toda costa. Con tiempo de sobra, nos metimos en la cueva, donde pudimos disfrutar de un entorno diferente, lleno de recodos espectaculares.

Seguimos con las bicis y José me anima probar "un atajo", que nos hace perder unos cuantos minutos más y llegar desorientado a la carretera, con la fortuna que detecté rápido la pista de subida. Vale la pena hacer algún metro de más si el terreno es más ciclable.

La falta de alimentación se empezaba a notar y la subida se me hizo durísima hasta la zona de la prueba de rápel. Con todo equipados para rapelar, José me convence en no hacer el rápel para ahorrar tiempo (aunque perdimos muchísimo tiempo equipándonos). El resto de sección lo califico como "bicisenderismo", ya que las sendas eran muy técnicas, por lo que seguimos recortando la sección hasta llegar a Vall d'Uixò.

5ª sección: espeleokáyak

Ester y José se metieron en las Grutas de San José a disfrutar del río subterráneo más largo de Europa, un auténtico tesoro del País Valenciano. Yo mientras me dediqué a comer todo lo que pude para reponer fuerzas para la última sección del sábado.

6ª sección: BTT

Durísima sección por un mapa sin posibilidad de recorte y poca o ninguna conexión con el pueblo. La jugada del rápel nos había salido bien y teníamos tiempo de sobra para completar la sección.

Aun así, el tramo de la 77 a la 81 fue un desastre, José lo tenía claro, y yo no conseguía mantener la concentración, con lo que nos perdimos más de una hora... Al final conseguí reorientarme y picar dos balizas seguidas. El trayecto de vuelta fue infernal, no estaba dentro del mapa para nada y yo no paraba de pelearme con los pedales mixtos que tenía la bici que me dejó Quique. Me hundí a nivel psicológico, aun así seguimos avanzando. El drama continuaba y José pinchó. Nos cruzamos mágicamente con Porto, que nos ayudó con la bici, y picamos 100 y meta con pocos minutos de sobra.

Aquí hay que reflexionar sobre la importancia de llevar un buen entrenamiento psicológico: tantas horas en marcha, diferencias con el compañero, la noche, pinchazos, no me aclaraba con la bici, problemas personales en las últimas semanas... Todo se me cayó encima, una auténtica prueba de fuego que conseguí superar a duras penas. Si hubiera ido más entero mentalmente, seguro hubiéramos sumado puntos para habernos acercado al pódium.

7ª sección: Patines



Al día siguiente, empezamos el día en Sagunto con la prueba de patines en la que disfruté como un enano con Ester y los Malvariches que también iban rodando con nosotros.

La sección era llana y con muchas curvas, por lo que conseguí llevar un ritmo muy decente y con la alegría de saber que voy progresando poco a poco en esta disciplina.

8ª sección: BTT


 Sección rapidísima por dentro del Río Palancia. El ritmo era infernal ya que el terreno era muy rodador y la orientación sencilla hasta la playa. Nos dejamos una baliza para la vuelta, y otra vez a rodar a muerte, aunque dosificando porque a José le quedaba la orientación urbana.

9ª sección: orientación urbana

José y Ester se lanzaron a por la última sección, visitando el Castillo de Sagunto, el cual dio mucho juego a los raiders.

Así, nos quedamos empatados en el quinto lugar a solo 6 puntos del pódium, además de 3º Autonómicos en un pódium copado de raidermaníacos.

La experiencia, como siempre, dura pero muy positiva: dos raids de LERA en tres semanas, haciendo casi todas las secciones es para estar contento. El bajón psicológico del sábado se supera con más experiencia y entrenando más en condiciones específicas, ¡¡así que vamos a ello!!