divendres, 22 de març de 2013

16-19 de marzo: ¡¡Puente extremo!!

Pues sí, este puente se puede considerar de locura después de haber hecho más de 2000 km en coche para estar en dos sitios muy diferentes, el primero, el Campeonato Iberico de O-BM en Asturias; el segundo, un ascenso alpinístico al Picón de Jerez (Sierra Nevada - Granada). Dos experiencias brutales que más que cansarme, me han hecho coger fuerzas de cara a todos los retos que vienen de ahora en adelante...

16-17 de marzo: Campeonato Ibérico de O-BM (Cangas de Onís y Arriondas - Asturias).

Me reuní con dos mis dos compañeros de viaje a Asturias en Segorbe: Alejandro el villenero del UPV y Porto del ADCON, los únicos locos que me dijeron que sí a esta aventura. Después de toda la paliza, solo se puede decir que valió la pena, por las risas, los comentarios, los paisajes nevados de la Cordillera Cantábrica, el entorno de Cangas de Onís y Arriondas... Son sitios mágicos de los que uno no se cansa de visitar, y que te sugieren futuras aventuras montañeras en sus múltiples variantes.

Sábado 16: media distancia en Cangas de Onís


 Aunque en un principio iba a ser una carrera de sprint, se decidió hacerla de media distancia (4,84 km lineales y 260 m+), por lo que combinaron dos mapas: el de Nieda, monte cercano a la ciudad con multitud de pistas en buenas condiciones y senderos embarrados y casi impracticables, resultó un plano muy fácil y que beneficiaba a los rodadores; el segundo mapa era urbano por el casco antiguo de Cangas, un poco más técnico pero bastante sencillo también.

Empecé con mal pie, tardando demasiado en poner el plano en la bici (hasta eso tengo que entrenar), pero enseguida estaba picando la primera baliza, a la vuelta de una casa, las dos siguientes sin problemas, y la cuarta que casi me la paso en el descenso, una vez llegado a la quinta, empezaba con unas senditas cerca del casco urbano, para ya entrar en la ciudad y despistarme en la décima baliza, después, todo fue fluido. El final fue surrealista, ya que entré al revés de la meta porque en mi categoría se les había pasado poner la 100. Una vez reclamado, hice un tiempo de 1h 04' 25", el 10 de 13. Bastante decepcionado porque no había ido mal, me di cuenta que mi ritmo fue demasiado cómodo, no se puede ir a ritmo de raid en una carrera en la que el ganador hace unos 35-40'.


Antes de la entrega de premios, nos fuimos Alejandro y yo a correr por el río y los campos asturianos, con el beneplácito del ilustre raider Urtxi Iglesias, ya que no todos los días se puede disfrutar de este entorno.

Después, recogí mi título de campeón de Liga Española de OBM, premio a la regularidad. Tengo que orientar a más velocidad si quiero crecer en este deporte. Me hace ilusión ganar algo en un deporte tan difícil como éste. Para celebrarlo, unas sidras nos hicieron acabar a lo grande el día.


Domingo 17: larga distancia (Arriondas - Asturias)

Amaneció un día frío y lluvioso de los que te apetece hacer de todo menos coger la bici, aunque una vez en marcha, se disfrutó de los caminos embarrados asturianos.
Para esta ocasión de utilizó el plano de San Juan de Parres, con muchas pistas, carreteras y algún que otro sendero. Sin ser tan fácil como el plano del sábado, también fue sencillo y para rodadores que aguantaran los subes y bajas continuos de esta zona.

La tónica fue la misma que la del sábado, buena selección de caminos y orientación en todo momento, estoy muy satisfecho con mi paso de la cuarta a la quinta baliza, y no hubo errores en ningún momento. El resultado fue el mismo 1h 56' 42" y el 11 de 13. Parece que no le cojo el ritmo a la competición. Conclusión, hay que memorizar mejor el mapa y rodar más rápido en las próximas carreras.

18-19 de marzo: Ascenso al Picón de Jerez (Sierra Nevada - Granada)
La segunda parte del puente me llevaba a tierras andaluzas, concretamente a Sierra Nevada, esa enorme cordillera que dada su cercanía, me servirá para seguir creciendo como montañero, después de todo lo aprendido.

El objetivo era claro, subir al Picón de Jerez (3088 m), un pico espectacular y lleno de nieve. Para ello, pasaríamos noche en el Refugio de Postero Alto.

Después de dejar el coche en el inicio de la senda de acceso al Refugio, caminamos durante dos horas, rodeados del típico paisaje de bosque mediterráneo, solo que aquí las alturas son mucho mayores. A mitad de camino, vimos con decepción que la subida era por una horrible pista forestal donde circulaban los coches sin problemas. Parece que nadie hace uso de este sendero y todo el mundo sube en coche al refugio. Desde luego, ésta es una senda que no vale la pena hacer.

El Refugio Postero Alto resultó ser un lugar acogedor, construido a la manera de los antiguos poblados mineros de la zona, y con una clientela variopinta. Por un lado había familias con no demasiado aspecto de hacer montaña, y por otro lado había un grupo de chicos de Valencia que nos comentaron alegremente su ascenso al Cerro Pelado (3182 m), muy cercano a nuestro objetivo.

Nos comentaron que el ascenso por la Loma de Enmedio no tenía ninguna complicación. La parte más técnica la tuvieron en el descenso por el Barranco de Alhorí, mucho más entretenido al parecer. Nuestra intención era hacer la ruta clásica, justo al revés de como lo hicieron estos chicos. Después de una riquísima y agradable cena, consultamos la previsión del tiempo, y no pintaba bien, habría que madrugar mucho y moverse muy ligero si no queríamos pillar un temporal de nieve y viento.

Al día siguiente, la previsión empeoró y decidimos subir por la Loma de Enmedio. El día parecía prometer, pero según nos pusimos crampones y piolet y cogimos altura, el viento comenzó a subir gradualmente de intensidad. La nieve estaba en muy buenas condiciones para progresar con crampones, pero ya empezábamos a dudar que pudiéramos completar nuestra ruta, estábamos a la altura de la Piedra de los Ladrones y queríamos llegar por lo menos al collado que daba acceso al Puntal de Juntillas y al Cerro Pelado. Poco después de sobrepasar la cota 3000, el viento era insoportable, empezaba a nevar y las montañas de alrededor ya tenían nubes negras. Así, empezamos el descenso, quedándonos con las ganas de conseguir nuestro objetivo, pero conscientes de que habíamos practicado todo lo que queríamos y de que era lo más seguro. Después vino la confirmación, empezó a nevar, llover justo cuando ya estábamos cerca del coche, ¡nos habíamos librado por los pelos!

Finalmente, este ha sido un Puente brutal, me he hinchado de montaña y de nieve, ahora, viene la Semana Santa y con ello el Reto Solidario... ¡¡¡desde Elche a Santiago de Compostela en un duatlón nonstop!!! Estaremos allí para contarlo.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada