diumenge, 8 de febrer de 2015

7 de febrero: Aitana Xtrem Bike Marathon


Segunda participación en la marcha no competitiva organizada por Sport Bike Alicante. Como norma, no me suele gustar repetir recorridos en carrera, pero me lo pasé tan bien el año pasado que decidí repetir, con más motivación si cabe ya que conseguí a liar a Mario, Javi y Climent para que me acompañaran.

La jornada fue gélida: temperaturas por los suelos y presencia de nieve en la Sierra de Aitana objetivo de esta ruta. El ritmo fue bueno desde los primeros compases del día, coronando el puerto de la Grana con relativa facilidad.

A partir de la Torre de les Maçanes se vería cuál sería mi reto personal. Por mi falta de tiempo durante la semana mi bici acabó en un taller de Gran Alacant en manos inexpertas, por lo que el resultado fue una bici aun sucia, desajustada y casi sin frenos, vamos la bici estaba "perfecta" para una ruta así. Se me salía la cadena constantemente y apenas pude bajar bien ninguna cuesta.

A partir del port de Tudons empezamos a ver nieve en muchos tramos, ¡nunca hubiera pensado rodar sobre nieve en Alicante! A pesar del frío, una buena equipación y la actividad física nos mantenían calientes, aunque las paradas excesivamente largas para reagruparnos nos lo hicieron pasar mal. Por eso, después de alguna de estas paradas, salía "escopetado" siguiendo al "gallo guía" del grupo que lo dio todo dirigiendo al grupo, haciendo fotos y animando.

La parada para comer en la caseta cerca de la "Font de l'Arbre" fue más que gélida, había que cambiarse de ropa, listos para la segunda mitad del recorrido. Un vino caliente, una buena paella y algo de pasta y otra vez a la batalla con una pista infernal que te podía sentar mal si habías comido más de la cuenta.




Acto seguido, después de unas buenas cuestas, llegábamos a la Font Forata, que más que una fuente parecía un congelador lleno de hielo, por lo que se llevó una de las fotos más repetidas del día. A partir de aquí quedaba un pequeño tramo técnico (que hice bastante tiempo montado cosa que me enorgullece) y una bajada que nos tenía que preparar para el Pas del Comptador, puerto emblemático del mountain bike. La bajada fue bastante caótica, socorriendo a muchos ciclistas pinchados y el resto que nos despistamos en algunos tramos no muy claros (para ser los últimos, se echó en falta a alguien de la organización con nosotros).

La subida al Comptador será una imagen que recordaré muchísimo tiempo, ya que subimos nevando y sin parar ni un solo momento (el asfaltado final nos echó un cable). Y desde aquí, larguísima bajada a Sella que apenas pude disfrutar casi sin frenos, pero nada, me lo tomé con calma y llegué al sitio que tocaba.

La última subida fuerte hacia el Racó Ample y Relleu la hice con ganas, me encontraba muy fuerte, pero las continuas salidas de cadena de mi bici me impidieron llevar un ritmo constante.

A partir de Relleu, todo asfalto, en buena compañía con mis compis de Club y saboreando el haber superado las dificultades de la ruta. Esto del mountain bike engancha, ahora solo nos falta un mapa, una brújula, un rato de correr, kayak...¡¡vámonos de raid!!


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada